El incremento en las compras y los pagos resulta muy atractivo para los cibercriminales, ya que el hurto de identidad puede tener consecuencias muy peligrosas en esta temporada, de acuerdo con la empresa especializada en ciberseguridad Nordstern.

En un comunicado, la compañía explicó que los atacantes se ganan la confianza con información privada para hacerse pasar por bancos o servicios contratados en el pasado, y así recabar más datos que les faciliten cometer un fraude o acceder a los ahorros.

Los ciberdelincuentes, señaló, intentarán conseguir información de familiares, amigos y compañeros de trabajo, a través de recomendaciones por teléfono, por lo que recomienda evitar proporcionar datos, pues incluso pueden hacerse pasar por otra persona utilizando identidades robadas.

Al respecto, recomendó monitorear de manera constante las publicaciones realizadas y activar la alerta de correos y plataforma de uso cotidiano, con el objetivo de saber si alguien ha iniciado sesión desde otro dispositivo con su cuenta.

Aunque en las aplicaciones solo se vean los últimos cuatro dígitos de una tarjeta bancaria, existen personas que pueden descifrar el resto de los números si descubren el usuario y contraseña, y utilizar la cuenta vulnerada para realizar consumos altos o bajos para pasar desapercibidos, explicó.

Además, sugirió instalar contraseñas que contengan números, letras mayúsculas y minúsculas, y que no se repitan entre cuentas o aplicaciones, o contratar servicios de profesionales en cibercrimen que ayuden a prevenir cualquier ilícito de este tipo.