El Papa decidió regalar una serie de dibujos que él mismo recibió de niños durante sus viajes o encuentros, para que con estos se pueda apoyar a otros pequeños enfermos que llegan, cada año, al hospital pediátrico del Vaticano.

Todo esto gracias a la iniciativa “Querido Papa Francisco, te regalo un dibujo”, organizada por el hospital Bambino Gesu (Niño Jesús) y la revista jesuita La Civiltà Cattolica.

La muestra, compuesta por unos 100 dibujos, fue abierta esta semana en la sede Palidoro del nosocomio, ubicada a las afueras de Roma y permanecerá ahí hasta el mes de febrero. La inauguración coincidió con el lanzamiento de una campaña de sensibilización y recogida de fondos.

Las personas que donen recibirán como obsequio una copia digital de alguno de los dibujos, que llevan un certificado de autenticidad con sello en seco de la Secretaría Personal del Papa.

Además, los originales serán entregados a personas que se hayan caracterizado por su atención y empeño hacia los niños extranjeros necesitados de tratamiento, a partir de las asociaciones y de las casas familia que desde hace tiempo asisten al hospital en la acogida de los pacientes.

“Entre las actividades internacionales de la Santa Sede, un espacio privilegiado ocupa la atención para los niños y esa tarea de primer orden es desarrollada por el hospital pediátrico, que une la pasión por la caridad con la inteligencia del saber médico”, indicó el cardenal Pietro Parolin.

Al inaugurar la muestra, el secretario de Estado del Vaticano precisó que “sostener su acción significa alargar los confines de la solidaridad, sea en la acogida de los niños provenientes de varios países del mundo, sea en la difusión de la formación y el saber”.