El rey Salman bin Abdul Aziz Al Saud de Arabia Saudita reconoció hoy, ante el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, el derecho legítimo de los palestinos a establecer su Estado independiente con Jerusalén Este como capital del mismo.

El respaldo del rey Salman llegó en una reunión que sostuvo este miércoles con el presidente palestino en el palacio real en Riad, capital de Arabia Saudita, en la cual estuvieron presentes varios príncipes sauditas y miembros del gabinete de ministros del gobierno.

El monarca reiteró el apoyo de Riad a “la causa palestina y los derechos legítimos del pueblo palestino a establecer un estado independiente con Jerusalén Este como su capital”, de acuerdo con un despacho de la agencia estatal de noticias SPA.

Ambos líderes discutieron también los últimos acontecimientos en los territorios palestinos, donde ha estallado la violencia durante las protestas contra el reconocimiento unilateral y sin precedentes que hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de Jerusalén como capital de Israel.

Arabia Saudita ha descrito la decisión de Trump, que incluye mover la embajada de su país a Jerusalén, como “inexplicable, irresponsable e injustificada”.

Durante su encuentro, Abbas informó al rey Salman sobre los últimos acontecimientos y esfuerzos para proteger a Jerusalén de los peligros planteados por la decisión del presidente estadunidense y agradeció el apoyo de Arabia Saudita a los palestinos.

Ambos discutieron los planes para responder a la decisión de Trump, quien en un discurso el pasado 6 de diciembre desafió las advertencias mundiales e insistió en que después de repetidos fracasos para lograr la paz, se necesitaba un nuevo enfoque y anunció su decisión de reconocer a Jerusalén.

La medida fue aclamada por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pero le llovieron críticas de muchos países a través del mundo, ante lo cual el jefe de la Casa Blanca enfatizó que no estaba especificando los límites de la soberanía israelí en la ciudad.

Los palestinos sin embargo han advertido que no aceptan el reconocimiento de Estados Unidos y que seguirán buscando que Jerusalén sea declarada capital de su futuro Estado, además de que desconocieron a Washington como patrocinador de las negociaciones de paz.

Abbas dijo que ahora buscaría un proceso internacional multilateral para resolver el conflicto israelo-palestino liderado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y aseguró que los palestinos volverían a buscar la membresía plena en el organismo.