Más de un centenar de “dreamers” y activistas protestaron hoy dentro de los edificios del Congreso de Estados Unidos, y se declararon optimistas de lograr un alivio migratorio, pese a la decisión de los republicanos de postergar el tema hasta el próximo año.

Ataviados con gorras color naranja, los beneficiarios del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) marcharon desde Union Station, la estación central de trenes de Washington, hasta el jardín frontal del Capitolio, ingresaron al edificio Longworth y en uno de los túneles se tiraron al suelo brevemente en señal de protesta.

“Yo sigo teniendo esperanzas, no sabemos qué puede pasar, entonces vamos a seguir con las marchas y las protestas. Yo sigo con el optimismo, y no me voy a dar por vencida”, dijo a Notimex Arizai González Porras, una "dreamer" de origen mexicano, de 18 años de edad.

El líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Mitch McConnell, dijo el martes que había conversado con el líder de los demócratas Charles Schumer y que el alivio migratorio para los "dreamers" no sería incluido en las negociaciones presupuestales de 2017.

Los republicanos tienen una propuesta que extiende el presupuesto de defensa hasta el 30 de septiembre próximo y el resto de la operación del gobierno federal hasta el 19 de enero del 2018, lo que abriría un nuevo compás de espera para las negociaciones del presupuesto y de los "dreamers".

“Es una traición (...) hasta el presidente (estadunidense) Donald Trump que quería ayudar a los jóvenes y estamos al fin de año y nada, es el mismo sistema que siempre está engañando a los inmigrantes en general”, dijo la líder del grupo Pink Code, Medea Benjamin, quien se solidarizó con la protesta en el Capitolio.

“Para los demócratas no ha sido una prioridad, y si fuera una prioridad pudieron haber hecho una lucha más fuerte. Yo le echo la culpa a ambos partidos”, comentó.

Pero varios "dreamers" evitaron cuestionar a los líderes demócratas y en cambio reiteraron el compromiso de mantenerse movilizados para lograr un alivio migratorio antes que inicie el fin escalonado de DACA, a partir del 5 de marzo de 2018.

“Yo siento que mi trabajo es presionar a altos demócratas para que algo suceda”, declaró la "dreamer" de origen boliviano, Claudia Quiñones.

“Para muchos era imposible pasar algún tipo de alivio migratorio para los jóvenes inmigrantes, pero pudimos vencer toda la negatividad cuando se dijo que no íbamos a poder lograr nada y estamos a punto de conseguirlo y todo eso es gracias al poder de la juventud inmigrante”, señaló.

Gerson Quintero, un "dreamer" nacido en El Salvador, coincidió en que lo más importante es sensibilizar a los demócratas para que presionen por la inclusión de un alivio migratorio permanente no sólo para ellos, sino para sus padres.

“Quiero que cambien su mente, todavía tenemos tiempo para que ellos cambien su mente (…) Estoy optimista no sólo por lo que ellos están haciendo allí (en el Congreso), sino porque la gente que viene viajando de todos los estados para protestar y apoyar a nuestra causa”, indicó.