El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que podría visitar pronto la frontera con México para ver de primera mano la construcción del muro que ha propuesto, y cuyos fondos su gobierno está cerca de asegurar.

“Quizá vaya para allá en muy corto plazo, para verlos en su forma final, y vamos a construir el muro y muchas otras cosas”, declaró a reporteros en la Casa Blanca, poco antes de dar inicio a su novena y última reunión de gabinete del año.

Trump renovó su llamado al Congreso para aprobar los fondos para la construcción del muro, al hablar de los logros de su gobierno en materia de seguridad fronteriza, en particular el combate de la pandilla salvadoreña MS13.

“Por eso es que estamos llamando al Congreso para financiar el muro fronterizo, que estamos muy cerca de lograr. Estamos trabajando en eso”, dijo sin abundar en detalles, y sin visos claros de que exista un acuerdo entre republicanos y demócratas.

Semanas atrás, Trump condicionó su apoyo a favor de un alivio para los jóvenes beneficiarios del programa DACA a la aprobación de dinero para el muro fronterizo, cuyos fondos quedaron excluidos en el presupuesto de gastos provisional aprobado por el Congreso en mayo pasado.

“Tenemos un gran muro. Como saben hemos puesto seis diferentes variedades de muro. Tenemos mucho ayuda de la patrulla fronteriza, de los agentes del ICE. Estamos teniendo sus puntos de vista en el muro, porque, ¿quién conoce mejor que ellos?”, externó.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (USCBP) presentó en octubre pasado los ocho prototipos de barda fronteriza, construidos a base de concreto, hormigón y acero, al este del cruce fronterizo de Otay Mesa, entre California y Baja California, México.

“Queremos ver quién está del otro lado, y tenemos maravillosos prototipos que han sido construidos”, mencionó Trump, quien ofreció la construcción del muro como una de sus principales promesas de campaña.

El mandatario renovó de nueva cuentas sus críticas contra el programa de lotería de visas y el sistema de migración en cadena, prometiendo que ambos serán eliminados, asegurando nuevamente que los países que se benefician del primero, no incluyen a sus mejores prospectos.

“Cuando tomamos gente a través de la lotería, ellos (los países de origen) no ponen a su mejor gente en la lotería. Es sentido común. Ellos no dicen ‘vamos a escoger a nuestra mejor gente’ y ponerla en la lotería, para mandarlos a Estados Unidos. No, ellos oponen a la peor gente”, acusó.

Recordó que el responsable del ataque terrorista ocurrido en Nueva York dos meses atrás, un inmigrante originario de Uzbekistán, obtuvo su visa de residente permanente en 2010 gracias a la lotería de visas.