El presidente del Congreso del Trabajo (CT), Carlos Aceves del Olmo, consideró muy difícil la desaparición de las juntas de Conciliación y Arbitraje, ya que existe un rezago de más de 200 mil expedientes de conflictos obrero-patronales.

Además, señaló, carecen de los abogados laborales y del personal suficiente para darle salida a esos casos, por lo que será muy difícil que desaparezcan en febrero.

Entrevistado al término de la toma de protesta del Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación de Trabajadores y Campesinos, que será encabezado por Abel Domínguez Azuz, consideró que la creación del Instituto de Justicia Laboral, que será un organismo tripartita, es positivo y los conflictos legales se resolverán con mayor equidad y prontitud.

Sobre el problema del outsourciong, mencionó que cuando se aprobó la reforma laboral en la anterior legislatura de la Cámara de Diputados estaba bien reglamentada.

Según Aceves del Olmo, los empresarios no la pusieron en práctica y le quisieron hacer varios cambios para su beneficio, sin que se analizara por los legisladores y las organizaciones sindicales.

Por otra parte, el también secretario general de la Confederación de Trabajadores de México comentó que es muy satisfactorio ver cómo avanza la democracia sindical y “se acaban los mitos de que los líderes sólo los sacan muertos de sus cargos”.

Afirmó que dirigentes como Vicente Lombardo Toledado, Fidel Velázquez Sánchez, Leonardo Rodríguez Alcaine y Joaquín Gamboa Pascoe, junto a otras organizaciones sindicales, lucharon para que los trabajadores tuvieran en su mesa lo suficiente y que en su bolsa sonara algo de dinero y que la justicia social llegara a todos los mexicanos.