El Ministerio francés de Asuntos Exteriores, el célebre “Quai d’Orsay”, adoptó dos gatos para luchar contra la plaga de ratones que sufre la sede de la diplomacia, reportaron medios públicos locales.

De acuerdo con la radiodifusora pública France Info, primera cadena de radio de noticias en el país, los dos gatos, bautizados Nomi y Noé, fueron adoptados para “luchar contra la proliferación de roedores en el Ministerio de Asuntos Exteriores”, ubicado en el muelle de la orilla izquierda del río Sena.

Según la fuente, otros ministerios del gobierno sufren también una plaga de ratones y ratas que también afectan a la sede del partido en el poder en Francia, la República en Marcha (LREM).

También se reportaron casos de roedores en la sede del Ministerio del Interior (Gobernación), donde se han instalado trampas.

París sufre una plaga de ratas que este año obligó al cierre de parques públicos y lanzar una campaña de desratización a principios de año.

La fuerte presencia de roedores es sobre todo visible por la noche alrededor de las papeleras.

La plaga se ha hecho muy visible en el atrio de la Catedral de Notre Dame, en las estaciones de trenes del Norte, en el área de los Campos Elíseos, así como en la turística isla Saint-Louis.

Hace año y medio, el problema dio la vuelta al mundo debido a los videos y fotografías tomadas por turistas en los jardines de las Tullerías, que bordean el Museo del Louvre, y en los que se detectó una fuerte colonia de ratas.

En un sondeo publicado este año por el diario local Le Parisien, 89 por ciento de los encuestados consideró que “la ciudad de París debe intensificar la caza de ratas”.