La diputada Laura Nereida Plascencia Pacheco planteó que los gobernadores y presidentes municipales implementen protocolos de investigación policial, pericial y ministerial con perspectiva de género, para los delitos cometidos contra mujeres.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados propuso también homologar dichos protocolos con los expedidos por la Procuraduría General de la República (PGR).

Sugirió asmismo que las entidades federativas y municipios que cuentan con alerta de violencia de género destinen los recursos necesarios para implementar las medidas contenidas en la declaratoria.

En su propuesta, que analizan las comisiones de Igualdad de Género y la Especial de Delitos Cometidos por Razones de Género, reconoció que el esfuerzo emprendido por el Estado contra ese flagelo ha tenido resistencias sociales, ante la cultura “androcéntrica y machista” que ha perdurado en el país.

Lo anterior, alertó, tiene como resultado una limitación de facto al libre ejercicio de los derechos humanos de las mujeres; coarta sus oportunidades para un desarrollo pleno en todos los ámbitos de su vida, social, política, económica y profesional.

La violencia contra las mujeres, en cualquiera de sus modalidades, suele presentar un incremento paulatino y sostenido que, llevado al extremo, interrumpe de forma abrupta y cruel la vida de la población femenil, afirmó.

La legisladora priista argumentó que la problemática de las víctimas de delitos de género se agrava en muchas situaciones debido a la intervención de un servidor o servidora pública sin capacidades ni adiestramiento para desempñear su encargo.

El hecho de que carezcan de sensibilidad o empatía, explicó, da como resultado "que gran parte de los delitos cometidos en contra ellas no sean denunciados ante las autoridades”.

No obstante, Plascencia Pacheco recordó que la PGR publicó en 2015 dos protocolos donde se consagra una serie de directrices que promueven el trato humano y el estricto apego a los derechos humanos de las víctimas y sus familiares.

De acuerdo con el Banco Nacional de Datos e Información sobre casos de Violencia contra las Mujeres, el ataque más común es de índole psicológica y el principal agresor suele ser un familiar.

Destacó que las entidades y municipios que cuentan con una declaratoria de alerta de género son: Michoacán, en 14 municipios; Morelia, 13; Estado de México, 11; Veracruz, 11; Guerrero, ocho; Morelos, ocho; Chiapas y Nayarit, siete cada uno; San Luis Potosí, seis; Nuevo León, cinco; Sinaloa, cinco; Colima, cinco, y Quintana Roo, tres.