CI Banco descartó que el Banco de México (Banxico) entre en una nueva espiral alcista de tasas de interés para 2018, luego del movimiento del objetivo en la última parte de este año.

En un reporte, la institución financiera precisó que al cierre del año próximo se estima que la tasa de interés de fondeo local terminará en 7 por ciento, nivel inferior al promedio con que finalizará este 2017.

No obstante, señaló que durante la primera mitad del año siguiente, el Banxico subirá la tasa en otros 25 puntos base, para después volver a reducirla, una vez que el desenlace de algunos de los riesgos sea favorable para México.

Si bien la institución bancaria negó que el banco central haya dado inicio a un nuevo ciclo de alzas de la tasa de referencia, subrayó que la senda de la política monetaria está sujeta a una incertidumbre, por lo que se dificulta hacer un pronóstico más acertado de su comportamiento.

En ese sentido, detalló entre los factores que en el 2018 jugarán un papel relevante para las decisiones de carácter monetario de Banxico está la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Además de la influencia del proceso electoral en el país, ya que existen opciones políticas que generan mayor incertidumbre y volatilidad en los mercados financieros locales, explicó.

Mencionó que la postura del instituto central estará relacionada a la política monetaria de su homólogo en los Estados Unidos, el efecto de la nueva política fiscal en Norteamérica en la economía mexicana y la fortaleza o anclaje de las expectativas de inflación en el país.

De materializarse todos los escenarios de forma negativa para México, la institución afirmó que podrían provocar que la tasa de fondeo local suba por lo menos al 8 por ciento en los próximos meses, dijo.

Por lo que el Banxico tendrá́ que estar muy atento para responder de forma oportuna y proactiva, en la medida de lo posible evitando minar el desempeño económico del país con una política monetaria muy restrictiva, puntualizó.