El embajador de Canadá en Estados Unidos, David MacNaughton, advirtió hoy ante la Comisión de Comercio Internacional que un aumento de los aranceles a la firma canadiense Bombadier afectarían a la industria aeroespacial estadounidense.

A petición de la estadounidense Boeing, el Departamento de Comercio estadounidense anunció que impondrá a Bombardier un impuesto de casi 300 por ciento a las importaciones de aviones C Series, por considerar que el apoyo del gobierno canadiense le permite vender a precios competitivos.

El señalamiento del diplomático coincidió con el anuncio de la propia Bombardier sobre la adjudicación de un contrato en el sector de transportación chino.

El diplomático canadiense dijo que los aranceles a la empresa aeroespacial dañarían el sector dentro del mismo Estados Unidos por las cadenas de valor, y criticó a Boeing por afirmar que las importaciones de los C Series de Bombardier puedan ser dañinas por el uso de ciertos materiales.

“La afirmación de Boeing de que las importaciones futuras de Canadá amenazan con causar un daño importante está basada en la especulación y conjetura, lo que está prohibido tanto por Estados Unidos como por el derecho internacional", dijo MacNaughton ante el panel de la ITC.

Como resultado de la querella comercial motivada por Boeing, Canadá canceló la compra de 18 aviones Super Hornet de combate, y en su lugar adquirirá aviones de Australia como parte de un proceso de renovación de su flotilla militar.

Un mes después de firmar una alianza con la aerolínea europea Airbus para fabricar aviones C Series, Bombardier anunció que la aerolínea EgyptAir firmó una carta de intención para la compra de 24 aviones C Series 300 por un valor de 2.8 mil millones de dólares.

Este lunes Bombardier dijo que su división de Transportación ganó junto con su socia china CRRC Corporation Limited el primer contrato para la construcción de un sistema de trenes en la ciudad de Wuhu, en la provincia china de Anhui.

La orden es para proveer la plataforma el Bombardier Innova Monorail 300 y 240 carros de tren que tiene un costo total de 229 millones de euros, o 270 millones de dólares.

El proyecto se terminaría en 2020 con 24 estaciones de tren en una línea de 30.3 kilómetros (Línea 1) y 12 estaciones, 16.5 kilómetros (Línea 2),  detalló la empresa con sede en Montreal.