El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, ordenó hoy un recuento de las muertes ocurridas desde el paso del huracán María por la isla, luego que reportes de prensa en las semanas anteriores apuntaron un posible subregistro de víctimas fatales.

Roselló dijo que instruyó a las agencias del gobierno para que reabran sus libros para el recuento, debido a que las cifras oficiales dan cuenta de 64 decesos, mientras que el diario The New York Times y el Centro de Periodismo de Investigación refieren datos estadísticos que incluirían más de mil muertes.

Según las fuentes de prensa, el conteo de las víctimas debe incluir decesos registrados en hospitales y centros de salud, por el deterioro de los servicios públicos y el corte de electricidad que provocó el paso del huracán María, a finales de septiembre pasado.

"Cada vida es más que un número, y cada muerte debe tener un nombre e información vital adjunta, así como un recuento preciso de los hechos relacionados con su fallecimiento", dijo el gobernador en un comunicado.

El gobierno de la isla, que tiene estatus de Estado Libre Asociado a Estados Unidos, volverá a examinar los registros médicos, entrevistará a los familiares y llamará a los médicos para obtener más información para determinar si las muertes identificadas como "naturales" deben ser reclasificadas.

Rosselló recordó el tiempo que tomó determinar el número final de muertos por el huracán Katrina para pedir paciencia mientras se lleva a cabo la revisión.

Un reporte de la cadena CNN indicó que unas 112 funerarias de Puerto Rico identificaron 499 muertes en el mes posterior al ciclón, del 20 de septiembre al 19 de octubre, que según ellos estuvieron relacionadas con el huracán María y sus secuelas.

Eso representa nueve veces más el número de víctimas oficial y es apenas la mitad de las funerarias de la llamada Isla del Encanto.