El presidente Donald Trump dijo hoy que Estados Unidos volverá a liderar el concierto de las naciones sin imposiciones, sino a través de la cooperación con socios y aliados, para enfrentar amenazas comunes y promover la seguridad y la prosperidad, pero anteponiendo sus propios intereses.

Al presentar aquí su Estrategia Nacional de Seguridad, Trump dijo que consolidará algunas acciones que ha implementado durante sus 11 meses de gobierno y reparará lo que calificó como "serias fallas" de administraciones anteriores a nivel interno y de política exterior.

“Nuestra nueva estrategia se basa en un principio, un realismo guiado por nuestros intereses vitales, nacionales y enraizados en nuestros valores eternos. Esta estrategia reconoce que, nos guste o no, estamos inmersos en una nueva era de competencia”, dijo aquí el mandatario.

Al hablar a unas cuadras de la Casa Blanca, Trump señaló que existen ahora contiendas militares, económicas y políticas en todo el mundo, a la vez que se enfrentan “a regímenes deshonestos que amenazan a Estados Unidos y nuestros aliados”, en referencia a Irán y Corea del Norte.

“También enfrentamos potencias rivales, Rusia y China, que buscan desafiar la influencia, los valores y la riqueza estadunidenses”, precisó el mandatario, quien dijo que su gobierno buscará construir una gran asociación con esos rivales, “de una manera que siempre proteja nuestro interés nacional”.

Trump mencionó una llamada telefónica que sostuvo la víspera con el presidente ruso Vladimir Putin, quien llamó para agradecer la información que recibieron de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) sobre un presunto plan terrorista.

De acuerdo con el mandatario, “muchas personas, quizás miles de personas, pudieron haber sido asesinadas”. “Eso es algo grandioso y esa es la manera en que se supone que (la cooperación) debe funcionar. Esa es la forma en que se supone que debe funcionar”, dijo.

La estrategia descansará en tres pilares, a partir de la protección de los estadunidenses y el territorio nacional; la estrategia para promover la prosperidad, y finalmente preservar la paz a través de la fuerza.

A decir del mandatario, la estrategia propone también una completa reconstrucción de la infraestructura de Estados Unidos, tales como carreteras, puentes, aeropuertos, rutas marinas y comunicaciones, “y abraza un futuro de un dominio y autosuficiencia de de Estados Unidos”.

“Reconocemos que la debilidad es la senda segura para el conflicto y un poder sin rivalidad es la manera más cierta de defensa, por esta razón nuestra estrategia rompe con los límites automáticos de gasto, nos vamos a deshacer”, aseguró.

Para ello la estrategia llama por una total modernización de las fuerzas armadas, así como el fortalecimiento de la seguridad fronteriza, mediante acciones como la construcción del muro y el endurecimiento de las políticas migratorias.

La estrategia alude la proliferación nuclear como una amenaza renovada, además de la actuación de actores no gubernamentales como el Estado Islámico, y aunque reconoce otras nuevas como los ataques cibernéticos, omitió toda referencia sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones estadunidenses.

Trump dijo que su gobierno no permitirá que una ideología inflexible se convierta en absoluta y en un obstáculo a la paz, y perseguirá la visión que ha promovido a través del mundo este año, “una visión de naciones fuertes y soberanas que respeten a sus ciudadanos y respeten a sus vecinos”.

“No buscamos imponer nuestra manera de vida sobre nadie, pero vamos a promover los valores sin disculparnos. Queremos tener fuertes alianzas basadas en cooperación y reciprocidad. Vamos a hacer nuevas sociedades con aquellos que comparten nuestros objetivos y hacen interés común en una causa común”, apuntó.