La Procuraduría General de la República (PGR), en coordinación con personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Seguridad Pública de Sonora, destruyó 1.1 toneladas de diversas drogas.

La dependencia federal señaló, a través de un comunicado de prensa, que mediante la incineración se destruyeron una tonelada 130 kilos 300 gramos de cocaína, 24 kilos 200 gramos de heroína y 12 kilos 600 gramos de metanfetamina.

Los narcóticos anulados están relacionados con una carpeta de investigación, derivada de un aseguramiento realizado el 29 de noviembre pasado, expuso.

El operativo fue realizado por personal de la Sedena, en coordinación con agentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP), en el punto de revisión Militar “Cucapah”, en el fronterizo municipio de San Luis Río Colorado.

La Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo instruyó la destrucción de los enervantes, bajo la supervisión de personal del Órgano Interno de Control.