Las fuentes para conocer la vida y creencias de las culturas prehispánicas son múltiples y diversas, muchas de ellas incluso se encuentran en el extranjero, y para tener acceso a las últimas se creó el sitio electrónico “amoxocalli.org.mx” o casa de libros.

En un comunicado, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) explicó que dicho portal recupera códices que hacen más claras para la actualidad las culturas del México antiguo y se trata de un diccionario de glifos y pictografías de los códices se encuentra en el Fondo Mexicano en París.

La investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Luz María Mohar Betancourt, explicó que en esos documentos los pueblos originarios registraron aquello que consideraron importante y que debería trascender por generaciones.

Participante del II Coloquio: La imagen como fuente para la historia, convocado por la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dijo que documentos como los mencionados son fuentes de fechas, actividades, formas y tradiciones de las culturas mesoamericanas.

Precisó que para este proyecto realizado en discos compactos y financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se adquirieron de la Biblioteca Nacional de Francia las imágenes de 80 códices, que “nos mandaban en microfilm y aquí un equipo las limpiaba, ordenaba y estudiaba”.

También se compraron más de 500 expedientes en caracteres latinos, en náhuatl y en español, que igualmente fueron digitalizados y forman parte de dicho sitio electrónico, añadió Mohar Betancourt, quien coordinó el proyecto con el apoyo de 60 colegas de instituciones nacionales e internacionales a lo largo de casi 10 años.

Comentó que caso similar es la página creada “tetlacuilolli.org.mx”, que reúne los códices mexicanos que se encuentran en el Museo Británico, de Gran Bretaña, y son del periodo colonial; se trata de un total de 14, muchos de ellos de más de 20 láminas.

Detalló que el equipo que trabaja a su lado se dio a la tarea de interpretar esos documentos, realizando interpretaciones conforme a su orientación, tamaño, color y otros elementos, para con esa información crear diccionarios de iconografías con propuestas de lectura en náhuatl clásico.

Por último, indicó que las instituciones que resguardan estos documentos, que lo han hecho bien, no tienen real idea de la importancia histórica de esos códices.