En el 2018, la apreciación de las viviendas superará el 6.0 por ciento, por lo que seguirán siendo la mejor opción de inversión en el largo plazo, afirmó el economista de BBVA Bancomer, Samuel Vázquez.

En un video análisis, el experto destacó que invertir en un activo patrimonial para los mexicanos es la mejor alternativa ya que además del valor al alza de los inmuebles, existen condiciones de financiamiento inmejorables ante la mayor competencia de oferentes de créditos hipotecarios y a pesar del incremento de las tasas de interés de referencia sobre el costo del dinero.

Refirió que del año 2005 al 2017, los precios de las viviendas no han caído sino todo lo contrario pues se han mantenido con un valor ascendente que va de 2.0 a más de 8.0 por ciento.

Indicó que tan sólo en este año, la plusvalía de las viviendas ubicará un incremento de 5.8 por ciento, mientras que del 2005 a la fecha, suman una apreciación promedio nominal de 5.4 por ciento.

Asimismo, dijo que la competencia entre intermediarios ha mitigado el efecto del alza de tasas del Banco de México (Banxico) sobre el financiamiento, por lo que en la actualidad se ofrecen créditos para vivienda sobre una tasa de 11 por ciento en promedio entre la banca comercial, nivel aceptable para cualquier mexicano que piense en invertir en el largo plazo.

El economista subrayó que buena parte de la apreciación de las viviendas en los últimos años además de la creciente demanda, está relacionada a la densidad poblacional donde se localizan los inmuebles.

Explicó que los ritmos de apreciación son más elevados donde existe mayor población que en zonas con menor densidad de habitantes, esto es porque las áreas altamente pobladas por lo general son zonas con más actividad económica, lo que implica que las personas busquen el lugar más cercano del trabajo para vivir.