La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) reveló que el 33.2 por ciento de las mujeres mexicanas sufrieron una o varias formas de violencia durante el parto en el año 2016.

Los encargados de diseñar las preguntas, Roberto Castro Pérez y Sonia M. Frías, del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM, así como Aurora del Río, del Centro Nacional de Salud y Género de la Secretaría de Salud, destacaron que se trata de una primera aproximación a la situación que miles de mujeres viven en México.

En la encuesta se encontraban preguntas como: ¿la obligaron a permanecer en una posición incómoda o molesta para usted (en la sala de parto)?, ¿le gritaron o la regañaron?; ¿le dijeron cosas ofensivas o humillantes?; ¿la ignoraban cuando preguntaba cosas sobre su parto o sobre su bebé?

Además, ¿le colocaron algún método anticonceptivo o la operaron o esterilizaron para que ya no tuviera hijos sin preguntarle o avisarle?; ¿usted dio permiso o autorización para que le hicieran cesárea?

Las preguntas fueron clasificadas en las categorías abuso y violencia y atención no autorizada, esta última interpretada como colocación de un método anticonceptivo sin consentimiento.

Se reportó que cinco mil 402 mujeres indicaron haber sido objeto de algún acto de abuso y violencia, 18 mil 620 mujeres dijeron no haber sufrido de alguna forma de violencia; tres mil 876 reportaron haber sido objeto de atención no autorizada y 20 mil 146 indicaron no haberlo sido.

La encuesta estuvo dirigida a mujeres de 15 a 49 años que en los últimos cinco años hubiera experimentado un parto. Se estima que en esta condición había alrededor de 8.5 millones de personas en el país y la muestra abarcó a un total de 24 mil 126 mujeres.

La Ciudad de México fue la entidad con más alta proporción (30.5 por ciento) de reportes de maltrato; le siguen el Estado de México, Querétaro, Aguascalientes, Coahuila, Tlaxcala, Yucatán, Jalisco, Morelos e Hidalgo, con 25 por ciento.

Las entidades con más baja prevalencia (debajo de 20 por ciento) fueron Chihuahua, San Luis Potosí, Guerrero, Sonora, Nuevo León, Campeche, mientras que Chiapas fue la entidad con el reporte más bajo, 15 por ciento.

El investigador Castro Pérez dijo a la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) que los resultados podrían señalar que "las entidades donde se registró un mayor maltrato es porque el abuso es una práctica habitual en los hospitales públicos y privados" o bien que las mujeres son más "proclives a reportarlo en una encuesta. O quizá es una combinación de ambas cosas”.

Al destacar que es la primera vez en el mundo que se hace una encuesta de este tipo, consideró que además de los cursos para prevenir y erradicar la violencia obstétrica sería conveniente construir casas de parto aledañas a los hospitales para que las mujeres fueran atendidas por parteras, y solo en caso de emergencia acceder a servicios de salud en la clínica.

“Tendría un impacto enorme en la humanización en la atención del parto que conllevaría dejar de ver el alumbramiento como si fuera una enfermedad. El parto es un proceso natural”, manifestó.