Tres semanas después de las elecciones presidenciales en Honduras y en medio de una crisis, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) declaró hoy ganador al presidente y candidato nacionalista Juan Orlando Hernández, por un apretado margen de 1.53 por ciento del total de votos.

Según el sitio oficial del TSE, Hernández obtuvo un millón 410 mil 888 votos, que representan 42.95 por ciento del total, seguido por Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición, quien consiguió un millón 360 mil 442 votos, 41.42 por ciento de las 18 mil 129 mesas escrutadas.

Las elecciones presidenciales se realizaron el pasado 26 de noviembre, pero una serie de irregularidades señaladas por observadores internacionales, así como las protestas de la oposición y una serie de disturbios, provocaron una crisis política en Honduras.

El magistrado presidente del TSE, David Matamoros Batson, dio a conocer el resultado oficial 21 días después de las elecciones, tras dos escrutinios especiales con el recuento de 5,759 actas, como demandaron observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

El TSE también realizó un nuevo conteo por exigencia de la Alianza de Oposición, que alegaba un fraude en su contra, y tras resolver 125 impugnaciones.

"El acompañamiento de la Misión de Observadores de la OEA y la Unión Europea fue fundamental para llevar a cabo un proceso transparente. Ellos plantearon seis puntos y todos se cumplieron, así se sacó el resultado en base a ley", justificó Matamoros Batson, de acuerdo con el portal del diario La Prensa.

La declaración del titular del TSE se registró en un ambiente de crisis nacional como consecuencia de las denuncias de fraude de Nasralla y del coordinador de la Alianza y de Libertad y Refundación, Libre, Manuel Zelaya Rosales.

Las protestas de la oposición han estado acompañadas por una ola de violencia, saqueos a comercios y daños a la propiedad pública y privada, que han reportado pérdidas millonarias, y que el presidente Hernández atribuye a pandillas y "maras" con supuestos nexos con la Alianza de Oposición.

Hernández, quien de acuerdo con el anunció oficial del TSE resultó reelecto, gobernará entre 2018 y 2022, convirtiéndose en el primer presidente en ser electo para un segundo período en este país, donde la Constitución prohíbe de manera explícita la reelección, aunque la justicia facultó al mandatario.

Hernández, un abogado de 49 años, procede de una familia rural de clase media del departamento de Lempira, occidente hondureño, y sus primeras incursiones en política se registraron en 1990, y desde 1998 se mantuvo como diputado.

Más tarde encabezó la campaña de las elecciones de 2009, que llevaron a la presidencia a Porfifio Lobo, quien lo nombró presidente del Congreso, cargo desde el cual Hernández dirigió la Policía Nacional de Honduras.