La Asociación Por el México que Deseamos reconoció que con la apertura de la calle Génova la Zona Rosa registra 80 por ciento de recuperación, lo cual “es mucho si consideramos que hasta hace algunos días estábamos en ceros por el cierre de las calles”.

“Es evidente la recuperación, desde que se abrió la calle Génova hay muchas más personas que disfrutan de los restaurantes y las tiendas, estamos muy complacidos, hemos visto una recuperación paulatina”, subrayó el presidente de dicha agrupación, Jaime Valencia, en entrevista para Notimex.

Ante los daños en el edificio ubicado en el número 33 de la calle Génova, y calles que han permanecido cerradas, planean en coordinación con el secretario de Desarrollo Económico de la capital, Francisco Caballero García, el fortalecimiento de la Zona Rosa como centro turístico del Paseo de la Reforma.

Esta asociación busca dar vida a este corredor turístico, reactivar la economía afectada por el movimiento telúrico y por las obras que realiza, desde el inicio de este año, la delegación Cuauhtémoc.

Desde la época posterior a la Revolución Mexicana la Zona Rosa ha sido reflejo de una sociedad cosmopolita, abierta, tolerante y alegre. Hoy sus calles están en rehabilitación, con la que se espera que recobre su esplendor y belleza perdidos con el paso de los años y tras el embate del sismo del 19 de septiembre pasado.

En este lugar, que comprende el territorio de la colonia Juárez entre Paseo de la Reforma, Florencia, Chapultepec e Insurgentes, se establecieron emblemáticas casonas durante la época porfiriana y, luego, comercios y restaurantes para satisfacer las necesidades de los turistas hospedados en el Centro Histórico de la capital.

Jaime Valencia informó que la próxima semana se llevará a cabo una reunión con la directora del Fondo Mixto de la Secretaría de Turismo local, Irene Muñoz, para reforzar la campaña #Fuerza Génova, iniciativa de los empresarios que comprende descuentos a los consumidores de dicha zona y que estará vigente hasta el próximo 6 de enero.

Asimismo, afirmó que se analiza ya la posibilidad de reubicar a los empresarios de establecimientos mercantiles cerrados, con el proyecto denominado “Cocina Urbana 9/19” que planteó la Asociación Por el México que Deseamos.

También indicó que las autoridades estudian la posibilidad de que la cocina urbana se instale cerca del metro Insurgentes con carritos en el que los empresarios, que son vecinos del edificio ubicado en Génova 33, puedan ofrecer sus servicios y productos.

Refirió que el avance en la demolición de Génova 33 va en 35 por ciento y se espera que para finales de enero se alcance 50 por ciento, para garantizar la seguridad de los visitantes se han instalado tapiales y mallas.

Valencia se dijo complacido porque a pesar de las dificultades, 95 por ciento de los trabajadores regresaron a sus centros de trabajo tras la reactivación, lo que “es una muestra de la confianza que tienen en los empresarios y en la reactivación económica, además, es muestra de que están felices en sus empleos”.

En tanto, comentó que buscarán un acercamiento con la autoridades para tratar el asunto del pago del derecho de enseres de restaurantes en la vía pública, toda vez que que algunos empresarios pagaron los derechos, pero por las contingencias no utilizaron las calles para colocar su mobiliario.

Respecto a las obras en las calles aledañas a la Zona Rosa, insistió en que propondrán una mesa de diálogo con autoridades de la delegación Cuauhtémoc, para conocer los tiempos de entrega, a fin de continuar sus labores y no complicar más la vialidad.

Asimismo, invitó a los usuarios de las calles de la Zona Rosa y del Corredor peatonal Génova, que reunía todos los días a cerca de siete mil personas, a seguir visitando los restaurantes y locales con tranquilidad y a disfrutar los descuentos que han preparado los locatarios.