La diputada local Elena Segura presentó la iniciativa por la cual se crea el Código de Programas Sociales en materia de Desarrollo Social para la Ciudad de México.

Lo anterior, con el fin de dotar a los capitalinos de una norma que articule los programas en esta materia de forma congruente, además de brindar continuidad, coherencia, focalización y mostrar el impacto de estas acciones en el bienestar social de la capital del país.

La legisladora local apuntó que este código, integrado por 11 títulos, 179 artículos y cinco transitorios, pretende asegurar, en un instrumento normativo, los mecanismos para acceder a las políticas y programas sociales a largo plazo.

Asimismo, busca promover, proteger y garantizar el cumplimiento de los derechos sociales universales de los habitantes de la Ciudad de México, en particular, en materia de alimentación, salud, educación, vivienda y asistencia social, mediante la integración de políticas y programas contra la desigualdad social.

Aunado a ello, el código plantea la implementación de acciones que promuevan “la plena equidad social para todos los grupos excluidos, en condiciones de subordinación o discriminación, por razones de su condición socioeconómica, edad, sexo, pertenencia étnica, características físicas, preferencia sexual, origen nacional, práctica religiosa o cualquier otra”.

Segura Trejo subrayó que los programas sociales del gobierno capitalino tendrán como principal objetivo atender problemas endémicos derivados del rezago y la marginación social, así como el combate a conflictos de naturaleza estructural.

Por lo cual, los títulos de esta normatividad refieren apartados definidos por programas sociales en los rubros de educación, participación ciudadana, procuración de justicia, salud, asistencia social, sustentabilidad y alimentación.

Entre otras cuestiones, el código también plantea que los programas sociales podrán ser auditables en términos de la legislación por parte de los órganos facultados para tal fin, así como también deberán contar con reglas de operación; y serán susceptibles de evaluaciones internas y externas en cuanto a su diseño, operación, resultados e impacto.

De igual manera, las dependencias, órganos desconcentrados, demarcaciones territoriales y entidades de la administración pública de la Ciudad de México que tengan a su cargo programas destinados al desarrollo social, deberán contar con padrones actualizados de beneficiarios.

Finalmente, la presidenta de la Comisión Especial para el Estudio y Análisis de las Finanzas Públicas de la Asamblea Legislativa apuntó que el desarrollo social promueve la inclusión, cohesión, la capacidad de adaptación, seguridad ciudadana y la rendición de cuentas como principios operacionales que definen un desarrollo socialmente sostenible.

No obstante, lograr este desarrollo no sólo implica la existencia de políticas públicas, sino el compromiso social de quienes ejecutan y dan seguimiento a dichas acciones, así como de quienes ejercen sus derechos ciudadanos para recibir dichos beneficios, concluyó.