Considerado uno de los grandes científicos de la historia de la humanidad, por descubrimientos que llevaron a otros avances de la ciencia como las vacunas y los antibióticos, el francés Louis Pasteur nació hace 195 años, el 27 de diciembre de 1822.

El biólogo y químico es reconocido por el descubrimiento de la técnica conocida como pasteurización, fue pionero en el estudio de la asimetría molecular y es considerado uno de los precursores de la microbiología moderna, además de haber desarrollado vacunas contra ántrax y la rabia.

Pasteur realizó estudios en la École Normale Supérieure en 1843, donde asistió a conferencias impartidas por el químico francés Jean-Baptiste-André Dumas; obtuvo su Maestría en Ciencias en 1845 y luego adquirió un grado avanzado en Ciencias Físicas.

Para 1847 obtuvo su doctorado en ciencias y un año después ejerció como profesor en el Liceo de Dijon y más tarde impartió química en la Universidad de Estrasburgo, donde permanecería hasta 1853, destaca su perfil biográfico en el portal de la Enciclopedia Británica “britannica.com”.

En 1848 realizó el descubrimiento de la isomería óptica, mediante la cristalización del ácido racémico, del cual obtuvo cristales de dos formas diferentes, en lo que se considera el trabajo que dio origen a la estereoquímica.

Hacia 1854, Pasteur fue nombrado profesor de química y decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lille, y fue durante este periodo que comenzó trabajos para ayudar a resolver los problemas relacionados con el alcohol y su fermentación, señala el portal “biografiasyvidas.com”.

A lo largo de estos estudios se mostró que la fermentación se debe a la presencia de microorganismos y que la eliminación de éstos anula el fenómeno, con lo que inventó el proceso de pasteurización y demostró el llamado efecto Pasteur, según el cual las levaduras tienen la capacidad de reproducirse en ausencia de oxígeno.

En 1857, Pasteur dejó Lille y regresó a París, después de haber sido nombrado gerente y director de estudios científicos de la École Normale Supérieure; en 1862 fue elegido miembro de la Academia de Ciencias, y al año siguiente designado profesor en la École des Beaux-Arts (Escuela de Bellas Artes).

Pasteur descubrió en 1865 los mecanismos de transmisión de la pebrina, una enfermedad que afectaba a los gusanos de seda y amenazaba con hundir la industria francesa, y de esos estudios resultó la llamada “Teoría germinal de las enfermedades”.

En 1870, Louis Pasteur orientó su actividad al estudio de las enfermedades contagiosas, y en 1881 inició sus estudios sobre el carbunco del ganado lanar, consiguiendo preparar la primera vacuna de la historia realizada a partir de bacterias desactivadas.

Sus estudios con enfermedades infecciosas lo llevaron a desarrollar la vacuna contra la rabia, o hidrofobia, cuyo virus combatió con una técnica lograda mediante inoculaciones sucesivas en conejos, procedimiento que se probó con éxito el 6 de julio de 1885, con el niño Joseph Meister.

En 1882 fue elegido miembro de la Academia Francesa y seis años más tarde creo el Instituto Pasteur. Murió el 28 de septiembre de 1895 y fue enterrado en la catedral de Notre-Dame de París, pero sus restos fueron trasladados a una cripta neo-bizantina en el Instituto Pasteur en 1896.