En el centro de la República Mexicana se encuentra Tlaxcala, un estado con historia, cultura y riqueza arquitectónica el cual ofrece a los visitantes sitios que no pueden dejar de acudir durante su estancia.

Una muestra de lo anterior es su arquitectura colonial, la cual se puede observar en el Palacio de Gobierno que se ubica en la ciudad de Tlaxcala; ahí, el turista va a encontrar una serie de punturas murales, obras de Desiderio Hernández Xochitiotzin, uno de los últimos muralistas de México.

Al respecto, René Delgado Castañeda, jefe del Departamento de Servicios Turísticos de la Secretaría de Turismo del Estado de Tlaxcala, en entrevista con Notimex dijo que ese lugar es uno de los ocho imperdibles que tiene la entidad.

“Los murales tienen unos 450 metros cuadrados, ahí (Xochitiotzin) dejó un legado de la historia de Tlaxcala, en donde la técnica es el fresco tradicional, por ello los colores se mantienen vivos”, dijo.

Precisó que en estos se muestra la llegada del hombre a América hasta los primeros años de gobierno de Don Porfirio Díaz, pasando por las fiestas y algunas celebraciones de los antiguos tlaxcaltecas en la época prehispánica y el culto a la Diosa Xochiquétzal, al Dios Camaxtli, así como la representación de un mercado.

El segundo punto que los visitantes deben ver es la catedral de la Señora de la Asunción, que fue uno de los primeros cuatro conventos que se construyeron en tierras de América, la fundación es de 1524 y estuvo realizada por los frailes Franciscanos con ayuda de los tlaxcaltecas.

De acuerdo al especialista, en ese lugar se conservan varios tesoros importantes, entre ellos el primer púlpito de la Nueva España, así como una pila bautismal en donde recibieron la fe católica los cuatro señores que gobernaban la antigua República de Tlaxcala y que con el paso del tiempo se fue decorando con retablos barrocos laminados en oro.

René Delgado mencionó que otro de los lugares imperdibles es la Plaza de Toros Jorge “El Ranchero” Aguilar, en especial para quienes les gusta la tauromaquia, la cual es parte de la cultura de la entidad, lo anterior al ser uno de los primeros sitios donde se establecieron las ganaderías, asimismo es la segunda más antigua de México.

Dicho recinto es considerado el más antiguo en el país y que se conserva. se encuentra cerca del convento Franciscano hoy Catedral, además de ser un monumento histórico por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Otro de los sitios que no pueden dejar de visitar los turistas es el Museo Nacional del Títere Rosete Aranda; es en el siglo XIX en la Ciudad de Huamantla cuando nace una compañía de autómatas que, con el paso del tiempo, la familia se va perfeccionando hasta formar realmente una compañía Rosete Aranda que surgió en 1835 y recorre todo el país.

“Estos autómatas o marionetas o títeres de hilos fueron muy famosos e incluso viajaron a otros países, además que llegaron a ser vistos por Benito Juárez y Don Porfirio Díaz”, apuntó. El museo se encuentra en el municipio de Huamantla, fue inaugurado en 1991, presenta más de mil piezas de títeres, cada año se lleva a cabo el Festival Internacional de Títeres Rosete Aranda en octubre.

Un imperdible al visitar Tlaxcala es la zona arqueológica de Cacaxtla, la cual fue descubierta el 13 de septiembre de 1975 en donde se enciontraron pinturas murales las cuales tienen mil 200 años de antigüedad.

En 1986 el gobierno federal accedió a que se cubra el gran basamento para proteger las pinturas de la lluvia y el sol, de ahí que se edificó una gran estructura considerada la segunda más grande del mundo sobre una zona arqueológica, la primer se encuentra en la República Popular de China.

Delgado Castañeda dijo que en el aspecto religioso no se puede dejar de visitar el Santuario de la Virgen de Ocotlán considerado unos de los 10 santuarios más importantes de la zona centro del país, el cual resguarda patrimonio artístico como pinturas, esculturas y retablos, ese santuario.

En 1541 se apareció la Virgen María en su advocación de Ocotlán, fue a partir de 1670 cuando se empieza a construir, la joya del lugar es el Camerin que es una habitación atrás de del retablo principal y que es el vestidor de la Virgen la cual fue realizada por un indígena en el siglo XVIII y tardo 25 años en decorar la habitación laminada con oro.

Un imperdible más es la zona arqueológica de Tecoaque, que se ubica al poniente de Tlaxcala, muy importante y emblemática para la historia de México.

Los arqueólogos e historiadores tenían la idea e investigaciones de que hubo una emboscada a un grupo de españoles que venían con Hernán Cortés, pero no se sabía dónde hasta que encontraron el lugar cercano a la población de San Felipe Toltepec.

Para quienes les gusta disfrutar de la naturaleza y quieren admirar un espectáculo de la misma no pueden dejar de visitar y disfrutar el Santuario de las Luciérnagas, ubicado al poniente del estado de Tlaxcala.

Es un bosque que se desprende del volcán Iztaccíhuatl, es una zona boscosa de Oyamel, Cedro Blanco y de otro tipo de árboles de la región, en donde cada año se puede vivir esa experiencia del fenómeno de apareamiento de ese insecto.

La última quincena de junio, así como todo el mes de julio y la primera quincena de agosto se puede ver este importante fenómeno entre las 20:30 horas y las 21:30, esto es diariamente siempre y cuando no se tenga luna llena.

“Hay ciertas restricciones para visitar el lugar en donde pueden ser consultadas en la página de la Secretaría de Turismo a fin de saber cuáles son de manera específica, así como el reglamento para que pueda ser visitado”, apuntó.

El jefe del Departamento de Servicios Turísticos de la Secretaría de Turismo del Estado de Tlaxcala manifestó que si bien la entidad es pequeña, tiene muchos atractivos y es fácil el trasladarse de un lugar a otro, los turistas se pueden hospedar en la Ciudad de Tlaxcala, en Apizaco o en Santa Chautempan. Hay hoteles de cinco estrellas de mil 600 pesos hasta hoteles de dos y tres estrellas que van entre 400 y 600 pesos.

En cuanto a la gastronomía, cuenta con varios platillos importantes, en donde algunos son a base de maguey, de nopal, así como de hierbas del campo, pero una de las delicias es un pollo que se llama Tocatlán, el cual se envuelve en mixiote y se cuece al vapor con nopales, queso, quintoniles, tomate verde y es fácil de digerir.

Al norte del estado hay una Hacienda que se llama Xochuca en donde hay un pollo del mismo nombre el cual es cocido al vapor en las brasas de las pencas de maguey, en donde se hacen unos tamales grandes con mixiote y se cuece a las brasas.

En artesanía tiene madera tallada para hacer bastones símbolo de poder, elaboración de máscaras de carnaval en madera de ayacahuite, alebrije, bordados de Ixtenco, trajes de torero, cerámica y alfarería y cazuelas para los moles, platería antigua en Tlaxco Pueblo Mágico.