El gobierno federal ha implementado en los últimos años una estrategia de coberturas petroleras para asegurar parte de los ingresos derivados de este rubro, ante una eventual caída del precio de la mezcla mexicana de crudo de exportación, señaló el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

La implementación de la estrategia de coberturas petroleras ha resultado acertada, porque protegió las finanzas públicas de las fluctuaciones en el precio del petróleo, detalla en su investigación “Las coberturas petroleras como medio de protección para las finanzas públicas”.

Precisó que con excepción de 2003 y 2004, desde 2002, cada año se compran “opciones put”, es decir, contratos que dan el derecho, pero no la obligación, de vender activos subyacentes a un precio predeterminado en una fecha concreta.

El costo de estos contratos se ha erogado a través del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) y, antes, del Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros.

La contratación de las coberturas petroleras en el periodo 2002-2017, representó un costo acumulado de 193 mil 358.2 millones de pesos, a precios de 2017; y los ingresos derivados del ejercicio de las coberturas en tres años sumaron 265 mil 590.3 millones de pesos a precios de 2017.

El Instituto Belisario Domínguez refirió que lo anterior dio como resultado un saldo neto positivo por 72 mil 232.1 millones de pesos a precios de 2017, el cual permitió estabilizar los ingresos presupuestarios en momentos económicos adversos.