Maquetas, esculturas, retratos, documentos y bocetos, conforman la colección de 57 piezas del pintor y escultor mexicano Federico Cantú (1907-1989) se exhiben en el vestíbulo de las oficinas centrales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La exposición “Federico Cantú y el IMSS” se compone de esculturas en bronce, mármol, así como en piedra; retratos y bocetos elaborados con pintura mixta sobre papel, caseína, grisalla, sanguina, tinta y lápiz.

Entre las piezas más reconocidas esta la escultura “Maternidad IMSS”, que representa a una mujer con su hijo, ambos cobijados bajo las alas de un águila, y ha formado parte de la imagen del Seguro Social.

La obra del también muralista se encuentran en diversos edificios, como el Teatro Independencia, el Centro Médico Siglo XXI y la Unidad Cuauhtémoc, donde está acompañada de grandes artistas, del nivel de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Jorge González Camarena.

Algunas de los componentes de la muestra son “Maternidad San Borja”, “La Madre Indígena”, “Maternidad IMSS Esférica”, así como bocetos de los murales del Teatro Independencia con Luna Coyoxauhqui a la vista.

Tuffic declaró que “Federico Cantú es un icono de la seguridad social”, y agregó que 37 de las obras presentadas son parte del acervo cultural del IMSS.

Por su parte el titular de la Dirección de Prestaciones Económicos y Sociales, Santiago De Maria Campos, dijo que el compromiso del Instituto, es ofrecer una oferta cultural amplia, para mejorar la cohesión y el tejido social.

Federico Cantú estudió en Escuelas de Pintura al Aire,  fue a partir de 1960 que empezó a hacer sus objetos artísticos para el Instituto Mexicano del Seguro Social y murió en 1989 en la Ciudad de México.