Los resultados de la política laboral en los últimos cinco años edifican un país con un rostro de desarrollo y bienestar, una nación de oportunidades para su gente, cuyo esfuerzo diario es la suma que construye el progreso de México, señaló la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Para preservar el clima de paz laboral que vive el país actualmente, apuntó, se ha privilegiado el diálogo y la conciliación entre los factores de la producción.

Con ello, dijo, se ha logrado que entre diciembre 2012 y junio 2017, de más de 37 mil revisiones salariales y contractuales celebradas, 99.9 por ciento se resolvieron por convenio, además de registrarse el menor número de huelgas estalladas respecto a las tres últimas administraciones.

Destacó que desde el inicio del actual gobierno federal, uno de los principales objetivos fue mejorar las condiciones que creen más y mejores empleos formales, que proporcionen mayores ingresos a los trabajadores y sus familias, salvaguardando sus derechos laborales, además de incrementar la productividad de las empresas para elevar la competitividad, en un clima de paz laboral.

Así, dijo, se plasmó en el Plan Nacional de Desarrollo, en cuya Meta Nacional número cuatro, lograr un México Próspero, se señala la necesidad de detonar un crecimiento sostenido de la productividad, mediante la promoción de empleos de calidad con igualdad de oportunidades en el mercado de trabajo.

En cinco años de gobierno, abundó, se ha impulsado programas y estrategias para consolidar un ambiente de diálogo y conciliación entre los factores de la producción, mejorar la vigilancia y la protección de los derechos de los trabajadores, recuperar el poder adquisitivo de los salarios y fortalecer las condiciones para la generación de empleos con seguridad social.

En materia de productividad laboral, subrayó, se han logrado avances sin precedentes, gracias a los apoyos a empleadores para cumplir con sus obligaciones de capacitación laboral e impulsar el perfeccionamiento continuo de las capacidades de los trabajadores.

De igual modo, acotó, ello se refleja en procesos de producción más eficientes, en una mayor calidad de los productos y servicios que ofrecen las empresas, y particularmente en que cinco mil 532 revisiones salariales que se han realizado en esta administración incluyeron bono de productividad, que representa 14.8 por ciento del total de revisiones.

Con ello, resaltó, se benefició a uno de cada tres trabajadores que participan en negociaciones colectivas.

En el país, señaló, el trabajo constituye una fuente de dignidad personal, estabilidad familiar, paz social y crecimiento económico.

Con el propósito de garantizar el respeto irrestricto de los derechos de todos los trabajadores, aseguró la dependencia, se instrumentaron medidas para que los grupos en situación de vulnerabilidad puedan ejercer su derecho a desempeñar un trabajo digno en condiciones adecuadas de justicia, seguridad e higiene.

También, aseveró, en esta administración se ha fomentado una cultura laboral de responsabilidad social en los centros de trabajo, que reconozca el valor del capital humano con base en la igualdad de trato, de oportunidades y dignidad en el desarrollo laboral.

Prueba de ello, agregó, es la distinción a más de mil centros de trabajo que acreditaron la aplicación de buenas prácticas laborales relacionadas con la igualdad de oportunidades, inclusión laboral, desarrollo de personas en situación de vulnerabilidad, conciliación trabajo-familia, prevención del acoso y hostigamiento sexuales, o que adoptaron políticas de cuidado y protección infantil en sus áreas y procesos internos.