Las bibliotecas personales de los escritores mexicanos José Luis Martínez (1918-2007), Antonio Castro Leal (1896-1981), Jaime García Terrés (1924-1996), Alí Chumacero (1918-2010)​ y Carlos Monsiváis (1938-2010) son resguardadas en la Biblioteca de México, ubicada en La Ciudadela, para que las nuevas generaciones conozcan el pasado histórico de México.

En entrevista para Notimex, Javier Castrejón, coordinador de Bibliotecas Personales, explicó que la biblioteca personal del crítico literario José Luis Martínez incluye obras sobre Nezahualcóyotl, Moctezuma y Hernán Cortes, “en este contenido bibliográfico, hemerográfico y documental que tenemos, podemos volver a recrear esos contextos, del siglo XX, que ya son irrepetibles”, destacó.

También cuenta con una edición especial de “Sol sobre una manta”, de Octavio Paz,  la cual incluye una dedicatoria del poeta mexicano, donde compartió lo que se lee: “Este ejemplar es de José Luis Martínez, su amigo Octavio paz, México a 19 de enero de 1978”.

Cada arquitecto, detalló, visitó la casa de los bibliófilos para tratar de ambientar los espacios. Para la de José Luis Martínez se buscó la comodidad, para que el visitante sienta que está en un remanso de paz para su lectura.

En cuanto a la biblioteca del promotor cultural Antonio Castro Leal, sus libros se dividieron según las temáticas representativas por país. “Tenemos ‘El Decamerón negro’, pocos conocen esta obra. Hay una parte muy importante en la sección de México. Aquí vamos a encontrar lo que llamó las tesis y antítesis de la historia, tenemos aquí las versiones de los que fueron vencidos, de los liberales, pero también la de los conservadores, tenemos toda la pléyade de los escritores franceses”, detalló.

La de Jaime García Terrés, quien fue director del Fondo de Cultura Económica y de la Biblioteca de México, es la colección más pequeña “pero una de las colecciones más finas y más exquisitas”, apuntó Javier Castrejón.

La biblioteca concentra materiales selectos, junto a ediciones que difícilmente se encontrarán como el libro “Canto general”, de Pablo Neruda, además de un fondo reservado, que abarca del siglo XVI al XX, así como obras con dedicatorias de autores que recibieron el premio Nobel, como Octavio Paz y Gabriel García Márquez.

En la biblioteca personal de Alí Chumacero se encuentra una de las primeras ediciones de “Las flores del mal” traducidas al español, pero la biblioteca más visitada por los usuarios es la de Carlos Monsiváis, quien vinculó la alta cultura con la cultura popular, además de ser, junto a Sergio Pitol, uno de los primeros traductores de cómics.

“En la parte hemerográfica, tenemos 24 mil libros, y el resto, cerca de 49 mil unidades de información, que va desde documentos, recortes periodísticos, y comics”, detalló.

Como caos urbano, la sala recuerda el gusto por Monsiváis para caminar por el centro de la Ciudad de México, al recorrer los barrios, vecindades y callejones; así, el arquitecto en lugar de hacer estantes, hace una especie de edificios.

Para acercar este importante acervo a un mayo público, la Biblioteca México ha organizado una programación especial para visitar las bibliotecas personales de los mencionados autores. Dicha programación arranca este sábado con la de Carlos Monsiváis, para continuar con la de Alí Chumacero (17 diciembre); un día después estará dedicado a José Luis Martínez, mientras que el 19 de diciembre tocará el turno al acervo de  Jaime García Terrés y el 20 de diciembre al de Antonio Castro Leal.