Esta semana que recién concluyó el peso se depreció 1.08 por ciento o 20.4 centavos, y se vendió en alrededor de 19.13 pesos por dólar, pérdida que se concentró en las primeras sesiones de la semana con la publicación de indicadores económicos en Estados Unidos.

De acuerdo con Banco Base, el debilitamiento de la moneda mexicana fue mayor al de otras divisas, debido a que el martes fue día inhábil para los mercados financieros en México, por lo que la baja liquidez en las operaciones con pesos acentuó las pérdidas de la moneda nacional.

El peso mantuvo sus pérdidas durante el resto de la semana, pues los participantes del mercado se encuentran a la espera de la aprobación de la reforma tributaria estadunidense en los próximos días, evento que podría generar especulación a favor del dólar en las últimas sesiones del año.

Entre el miércoles 6 y martes 12 de diciembre, las posiciones especulativas netas en el mercado de futuros de Chicago a la espera de una recuperación del peso mexicano se redujeron en 10 mil 347 contratos, cada uno de 500 mil pesos, a un nivel de 86 mil 176 contratos, siendo el primer retroceso en cinco semanas.

Se espera que la aprobación de las nuevas leyes tributarias en Estados Unidos contribuya con una depreciación del peso hacia el cierre del año, por lo que podría cotizar por arriba de 19.20 pesos por dólar.

Banco Base indicó que en esta semana no hubo sorpresas con relación a la política monetaria del vecino país del norte, pues la Reserva Federal optó por subir su tasa de interés en 25 puntos base a un rango de entre 1.25 y 1.5 por ciento respectivamente, siendo éste su tercer incremento en el año.

El mercado cambiario se mantuvo en calma con la decisión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), ya que el incremento a la tasa ya era esperado desde septiembre.

De igual manera, en México, la decisión del Banco de México (Banxico) de subir la tasa de referencia en 25 puntos base a 7.25 por ciento ya estaba anticipada por la mayoría de los participantes del mercado.

No obstante, permanece abierta la posibilidad a más incrementos si el balance de riesgos para la inflación continúa deteriorándose. Cabe recordar que en el comunicado de política monetaria se señaló que uno de los miembros de la Junta de Gobierno votó por incrementar la tasa en 50 puntos base.

La entidad financiera expuso que la próxima semana se anticipa una menor liquidez en el mercado cambiario, situación que puede acentuar la volatilidad del tipo de cambio.

En México se destaca la publicación de las estadísticas de oferta y demanda agregada del tercer trimestre, dato que se publicará el próximo 20 de diciembre, así como la inflación de la primera quincena de este mes, que será publicada el jueves 21.

Banco Base precisó que ese mismo día también será relevante para el mercado conocer el indicador global de actividad económica de octubre.

En Estados Unidos, la atención se concentrará en la posible aprobación de la reforma tributaria, aunque también será importante conocer la tercera y última estimación de crecimiento económico correspondiente al tercer trimestre, dato que se dará a conocer el jueves 21 de diciembre y en donde se espera que se confirme una expansión de la economía a una tasa anualizada de 3.3 por ciento.