Los olores, sabores y colores del estado de Tlaxcala fueron degustados en la posada mexicana, que se celebró en la Hacienda El Cedro, al norte de Bogotá, en una velada en la que fueron presentados los lugares más emblemáticos de esta entidad del centro-oriente de México.

La tradicional posada mexicana fue organizada por la embajada de México en Colombia y el gobierno de Tlaxcala, que envió al secretario de Turismo, Roberto Núñez; al director del Instituto de Cultura, Juan Antonio González; al director de la Casa de Artesanía, José Luis Sánchez; a la cocinera tradicional Dalia Rodríguez; y al pintor taurino, Antonio Delmar.

El encuentro, al que asistieron familias mexicanas residentes en Bogotá y un nutrido grupo de amigos colombianos, estuvo presidido por la embajadora de México en Colombia, Blanca Alcalá, y el secretario de Turismo de Tlaxcala, Roberto Núñez.

La embajadora Alcalá subrayó que México y Colombia tienen muchas similitudes en lo cultural, lo social y lo político, pero además “son dos países que creen en la libertad y en las tradiciones. México le ha apostado a Colombia como Colombia le ha apostado a México”.

En esta noche de integración entre México y Colombia, los funcionarios estatales expusieron toda la riqueza cultural que tiene Tlaxcala y proyectaron un video como parte de la promoción turística, a nivel internacional, para visitar y conocer esta entidad del centro-oriente de México.

Durante la posada mexicana, los asistentes degustaron algunos platillos tlaxcaltecas con su larga lista en náhuatl, con sus elementos exóticos como los envueltos en maguey blanco, y los inconfundibles tacos de barbacoa, entre otros.

La actual gastronomía tlaxcalteca es una “herencia milenaria de nuestros antepasados prehispánicos, enriquecida con importantes ingredientes españoles, que dan forma a una multitud de sabores, aromas y colores que son una auténtica delicia”, detallaron los funcionarios mexicanos.

“El alimento por excelencia en nuestra región, desde tiempos inmemoriales, ha sido el maíz, al cual se le confería un origen divino; tal vez por ello, nuestros antepasados llamaron a su tierra Tlaxcallan, en honor a la tlaxcalli, nombre náhuatl de la que hoy conocemos como tortilla", explicaron.

El secretario de Turismo del estado invitó a los colombianos a los festejos de los 500 años de esta región en donde se inició la evangelización en América por parte de los españoles.