Con un mensaje de paz y buena voluntad, el reputado grupo Coral Mexicano celebró hoy su 61 aniversario, con villancicos de varias partes del mundo y distintos temas mexicanos, en el auditorio de la Biblioteca Vasconcelos de la capital mexicana.

Lo anterior, como parte del ciclo Conciertos de Bellas Artes de la Coordinación Nacional de Música y Ópera (CNMO) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El público asistente disfrutó, con rostros serenos y cuerpos relajados, cada interpretación. La mayoría de los temas interpretados por la agrupación contaron con arreglos de Ramón Noble, fundador del Coral Mexicano, que en 1956 surgió con el nombre de Coro de la Escuela Nocturna de Iniciación Artística Número 3. Después se llamó Coral Bach y luego Coral Noble, con el cual grabó sus dos primeros discos. Ahora es el Coral Mexicano.

Justino Altamirano, su actual director, recordó en su momento que con motivo del 50 aniversario, en 2006, se reunieron varias generaciones de cantantes y decidieron continuar con las presentaciones, por lo que este nuevo grupo tiene 11 años de vida, los cuales han transcurridos entre su preparación, presentaciones abiertas para diversos tipos de público y presentaciones extraordinarias, como fue el caso del concierto de esta tarde.

Para este aniversario, seleccionaron para la primera parte del programa “In dulci jubilo”, villancico alemán tradicional; “Villancico mexicano”, de autor anónimo; “Noel”, de Ramón Noble; “Blanca Navidad”, de Irving Berlin; “Canción de las campanas”, de Mikola Leontóvich; y “Canten vivas”, pieza tradicional. Esa parte inicial del recital fue ampliamente celebrada por el público, emocionado con tan nobles interpretaciones.

En el concierto se escucharon también “Déjenle dormir”, con letra de Sor Juana Inés de la Cruz; “Quam dulcis est amor”, de Michael Paget; “Tríptico de Navidad”, de Miguel Bernal Jiménez; “Krobushka”, canción rusa; “El día que llegaron las lluvias”, de Gilbert Bécaud; “A mi manera”, de Claude François y Jacques Revaux; “Kalinka” de Iván P. Lariónov; y “El manisero”, de Moisés Simons, todas ellas obras de amplia popularidad.

En la segunda parte del programa la agrupación interpretó temas mexicanos como “Konex”, un canto maya precolombino; “La llorona” y “Te vengo a decir adiós”, ambas piezas tradicionales; “Jarabe loco”, un son jarocho; “Estrellita”, de Manuel M. Ponce; “Chapala”, de Pepe Guízar; “Adiós Mariquita linda”, de Marcos Jiménez; “El butaquito”, de Ramón Noble; “La cucaracha” y “La bamba”, también obras tradicionales.

La idea de Noble fue que los integrantes del coro fueran cantantes no profesionales, es decir, estudiantes, amas de casa o profesionistas de otras áreas del saber humano, como hasta la fecha, pero con el compromiso de ofrecer presentaciones a nivel profesional.

Actualmente, el grupo Coral Mexicano cuenta con más de 40 elementos, y “continuamos abiertos a todo tipo de integrantes”, dijo en otro momento el profesor Justino Altamirano.

“El amor por la música es lo que nos une, el resultado final es el trabajo artístico; nos hace realizarnos a cada uno de los miembros”, añadió, y abundó al explicar que en febrero próximo inaugurarán la Biblioteca Coral, con los documentos que les heredó el maestro Ramón Noble, de quien también resguardan su piano en el ex templo de Santa Teresa la Antigua. “Es un gran tesoro que queremos compartir”, subrayó enfáticamente.