Al menos cuatro palestinos murieron y más de 200 resultaron heridos hoy en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes en Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza, informó el Ministerio de Salud de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Los enfrentamientos estallaron este viernes durante una jornada de protestas en los territorios palestinos, en la cual miles de personas se manifestaron en contra del reconocimiento que hizo el presidente estadunidense Donald Trump de Jerusalén como capital de Israel.

El ministerio palestino informó que un joven de 19 años sucumbió a sus heridas después de recibir disparos múltiples de las fuerzas israelíes en la ciudad de al-Bireh, en el centro de Cisjordania, luego de un presunto intento de ataque contra soldados del Estado hebreo.

Otra de las víctimas fue un hombre de 29 años que también resultó herido en el pecho por balas de las fuerzas israelíes durante enfrentamientos registrados en la ciudad de Anata, en la región central cisjordana, precisó el ministerio en un comunicado emitido esta noche.

En la Franja de Gaza, los soldados israelíes abatieron a dos palestinos y lesionaron a cientos durante enfrentamientos que estallaron a lo largo de la frontera entre el sitiado enclave e Israel, informaron autoridades palestinas de salud en la ciudad de Gaza.

De acuerdo con el balance de heridos proporcionado por las autoridades palestinas, un total de 260 personas sufrieron lesiones durante los violentos choques con las fuerzas de seguridad israelíes, aunque las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) colocaron la cifra en 150.

En las redes sociales circuló este viernes una video grabación de Abu Thurayya, palestino quien perdió sus piernas durante la ofensiva de Israel en la Franja de Gaza en 2008, llamado a los ciudadanos a continuar protestando contra el presidente de Estados Unidos.

Los palestinos han prometido que continuarán protestando por la decisión sin precedentes, ilegal y unilateral tomada la semana pasada por el presidente Trump, la cual ha causado violencia en la región.

El anuncio de Washington constituyó un drástico cambio en la política estadunidense en el Medio Oriente, la cual hasta ahora se había adherido a las normas internacionales sobre Israel y Palestina.