Tras varios años de quejas públicas la ciudad de Miami, en el sur de Florida, decidió eliminar el controvertido uso de cámaras en los semáforos para multar a los infractores de la luz roja.

La Comisión de la municipalidad de esta urbe votó por cancelar el contrato de la companía de Arziona American Traffic Solutions que operaba las cámaras en los semáforos desde 2010.

Las cámaras serán eliminadas 60 días después de la notificación del administrador de la ciudad y de la abogada del municipio, de acuerdo a la decisión emitida la noche del jueves.

El recién electo alcalde de Miami, Francis Suárez, que durante su campaña prometió terminar “con las camaritas”, se mostró feliz conla decisión y escribió en un tuit que la medida era “necesaria para defender a las personas más vulnerables ante las abusivas multas” que eran de 150 dólares.

Al respecto una investigación de la Universidad Internacional de la Florida de 2015 sobre el uso de las cámaras en elcondado Miami-Dade arrojó que los dispositivos sí redujeron las infracciones de pasarse la luz roja, pero aumentaron los choques por detrás de conductores que frenaban de manera intempestiva para evitar cruzar el semáforo en rojo.