El Museo Regional de Querétaro (MRQ) recibió en donación una pintura de caballete del siglo XVII sobre Santiago el Mayor, atribuida al artista novohispano Cristóbal de Villalpando.

La obra forma parte de una colección de 12 imágenes sobre los apóstoles que acompañaron a Jesús durante sus predicaciones, según relata la Biblia, comentó la restauradora perito del MRQ, Rosario Bravo.

En entrevista, explicó a Notimex que el suceso reviste gran importancia porque en el MRQ, perteneciente al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se conservan nueve de las 12 pinturas de los apóstoles, realizadas por De Villalpando, nacido en 1649.

Señaló que la obra está en buen estado de conservación, pues el donante tuvo el cuidado de mantenerla bien.

La experta refirió que propondrá llevar a cabo un trabajo de investigación sobre la técnica de Cristóbal de Villalpando, así como los materiales utilizados por el artista novohispano, probablemente nacido en la Ciudad de México.

"Lo que sabemos ahora es que Cristóbal de Villalpando hizo las pinturas de los apóstoles basándose en la propuesta del pintor flamenco Pedro Pablo Rubens, entre 1610 y 1612", explicó.

"Cuando De Villalpando hizo sus obras de los 12 apóstoles ya corría la segunda mitad del siglo XVII", abundó la restauradora perito.

Rosario Bravo mencionó que el proyecto de investigación que propondrá a principios de 2018, sin duda dará mucha información sobre la obra de De Villalpando e incluso, podría servir como proyecto de tesis para los jóvenes estudiantes de conservación y restauración.

Así, con la incorporación de Santiago el Mayor se enriquece el conjunto a 10 obras, además de obtener una lectura más completa de un tema muy importante desarrollado durante el periodo virreinal.

De las nueve pinturas realizadas por De Villalpando que resguarda el MRQ, siete están firmadas sólo con su apellido, mientras que las otras dos (más la que se recibe en donación) se infiere su atribución por la técnica de manufactura, estilo, composición y representación.

Cristóbal de Villalpando es considerado el último gran pintor del periodo barroco y se distinguió por el manejo suelto en el dibujo y sobre todo, por ser audaz en las composiciones, haciendo de ellas escenarios complejos llenos de color, luz y creatividad.

El donador de la pintura Santiago el Mayor es César H. González Mejía, quien refirió que compró la pintura en los años sesenta, la mandó restaurar y después de muchas indagaciones, supo que existía un apostolado en el MRQ. 

El interés de la donación responde a que la pintura se integre al resto del conjunto, coadyuvando con INAH en el rescate, conservación, protección y difusión del patrimonio cultural.