– Los gobernantes de la Unión Europea (UE) aceptaron este viernes iniciar en enero la segunda fase de negociación con el Reino Unido, que tratará de un período transitorio de dos años tras la salida del país de la mancomunidad, el 29 de marzo de 2019.

Durante ese período, Reino Unido deberá continuar sometiéndose a las legislaciones europeas, aunque ya no participará de la toma de decisiones en la mancomunidad, precisaron en un documento firmado durante su última cumbre del año, en Bruselas.

Otra condición impuesta por los 27 países es que los compromisos asumidos por Londres en la primera fase de la negociación sean “plenamente respectados y fielmente traducidos en términos legales lo más rápido posible”.

Con ese párrafo, los europeos pretenden prevenir cualquier sorpresa después que el secretario británico para el Brexit, David Davis, hiciera saltar las alertas al declarar, en Londres, que el acuerdo sobre la primera fase no pasaba de un “pacto de caballeros sin valor jurídico”.

Los 27 también reiteraron que las negociaciones de un acuerdo comercial que deberá regir las futuras relaciones entre la UE y Reino Unido sólo podrán arrancar una vez que el país ya no sea miembro de la mancomunidad.

No obstante, aceptaron iniciar “discusiones preparatorias” para ello a partir de marzo de 2018, cuando adoptarán directivas para negociar.

Al mismo tiempo, advirtieron que, para que el proceso pueda salir adelante, Londres debe “ofrecer más claridad” respecto a lo que busca en la futura relación con la UE.

Por su parte, los europeos pretenden cooperar en la lucha contra el terrorismo y el crimen internacional, en seguridad, defensa y política exterior, más allá de comercio y economía.

Tanto el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, como el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y varios gobernantes admitieron que la segunda fase de la negociación será más difícil que la primera.