Australia está en shock tras revelarse en forma amplia una investigación oficial sobre casos de abuso sexual infantil en instituciones públicas y religiosas que alcanzó a más de ocho mil menores de edad durante décadas.

Tras presentarse el reporte sobre casos de abuso a menores en Australia, considerado una "tragedia nacional", la comisión que investigó los miles de casos de pederastia durante décadas se pronunció por hacer cambios drásticos en la materia para frenar estas conductas en instituciones y la iglesia católica.

"Decenas de miles de niños fueron abusados sexualmente en las instituciones australianas. Nunca sabremos la cifra, pero cualquiera que sea, supone una tragedia nacional perpetrada durante generaciones dentro de nuestras más respetadas instituciones", remarcó el informe.

La Comisión Real, que investigó durante cinco años los casos de abuso sexual de menores, presentó 189 nuevas recomendaciones en un informe del que entregó dos versiones de 17 volúmenes al gobernador general de Australia, Peter Cosgrove.

La comisión real, el órgano más grande de investigación pública de Australia, escuchó más de ocho mil testimonios de víctimas de abuso. Las acusaciones cubrieron iglesias, escuelas y clubes deportivos durante décadas.

Entre más de 400 recomendaciones, el informe hace un llamado a la Iglesia Católica para que revise sus reglas de celibato.

"Decenas de miles de niños han sido abusados ​​sexualmente en muchas instituciones australianas. Nunca sabremos el número verdadero", señaló el informe.

"No se trata de unas pocas 'manzanas podridas'. Las principales instituciones de la sociedad han fracasado seriamente", puntualizó. Desde 2013, la comisión real ha remitido más de dos mil 500 denuncias a las autoridades.

El informe final, publicado el viernes, agregó 189 recomendaciones a 220 que ya se habían hecho públicas. Las propuestas ahora serán consideradas por los legisladores.

El primer ministro, Malcolm Turnbull, dijo que "una tragedia nacional" había quedado al descubierto.

La Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil tenía el poder de mirar a cualquier cuerpo privado, público o no gubernamental involucrado con los niños.

En una breve audiencia en Sydney, Peter McClellan, quien dirigió la investigación, dijo que "la nación agradece a los sobrevivientes" que dieron testimonio sobre décadas de abusos y encubrimientos sistemáticos en instituciones religiosas y estatales como iglesias, grupos de jóvenes, hogares de cuidado y escuelas.

"El abuso sexual de los niños no es solo un problema del pasado. El abuso sexual infantil en las instituciones continúa hoy", aseveró McClellan. "En algunos estudios de casos en escuelas, el supuesto abuso fue tan reciente que los niños aún asisten a la escuela", añadió.

"Algunos líderes sintieron que su prioridad era proteger la reputación de las instituciones (...) los presuntos perpetradores a menudo tenían acceso a los niños incluso cuando los líderes religiosos conocían el peligro", dijo McClellan.

Uno de los líderes más importantes de la Iglesia Católica australiana, el presidente del obispado católico australiano, el arzobispo Denis Hart, se disculpó a principios de 2017 por los hallazgos.

La iglesia Católica, con fuerte presencia en Australia, recibió quejas de cuatro mil 500 personas por presuntos abusos a menores cometidos por unos mil 880 miembros de esta institución, sobretodo hermanos y sacerdotes, entre 1980 y 2015, aunque algunos casos se remontan a la década de 1920.