El mercado de valores enfrentará tres retos principales el próximo año, las elecciones presidenciales, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la reforma tributaria en Estados Unidos, aseveró el presidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Jaime Ruiz Sacristán.

Esos elementos, precisó, complicarán el entorno y generarán volatilidad en los mercados, pero confió en que ese entorno se logrará superar como lo hizo en sus 123 años de historia. "El inicio de este año fue complicado para los mercados, tanto en la parte local como internacional, pero el balance del Grupo Bolsa Mexicana de Valores es positivo a pesar de lo anterior".

En reunión con representantes de medios de comunicación, comentó que se debe mantener el optimismo sobre que habrá un buen resultado, mientras que confió en que el impacto de la reforma fiscal no será tan grande, pero si significará un reto para México en la manera en cómo se va a competir con esas condiciones, aunque el país tiene ciertas herramientas que permitirán hacer frente.

Sobre las elecciones, destacó la fortaleza de las instituciones en el país y confió en que las decisiones que tome serán en beneficio de México "y no volver nunca más al pasado".

El director general de la Bolsa Mexicana de Valores, José Oriol Bosch-Par, refirió en su momento que salvo que haya algo inesperado, esos tres elementos moverán al mercado, aunque ya son descontados por los inversionistas, y confió en que los analistas corregirán al alza sus estimados de crecimiento para 2018.

"Todo eso ya está descontado, entonces esperamos que la sorpresa de crecimiento igual que se dio este año lo veamos en 2018", argumentó.

Pese a que se estimaba un entorno más desfavorable al inicio de 2017, se logró tener "el mejor año en número de empresas desde 2013", con un total de 34 nuevas emisoras (cinco empresas en acciones, 17 en deuda, un nuevo Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces y 11 emisoras de Certificados de Capital de Desarrollo, CKDes).

"Se nos quedaron dos o tres empresas que tenían intención de ofertas públicas, no se cancelaron simplemente están siendo pospuestas por temas de volatilidad, pero esperamos que se retomen en el primer trimestre porque el mercado sigue", expuso el director general adjunto de Emisoras e Información de la BMV, José Manuel Allende.

Hasta el cierre de noviembre pasado, apuntó, el financiamiento de la Bolsa Mexicana llegó a cerca de 600 mil millones de pesos, cifra que se elevará hacia el cierre del año.

"Pese a la incertidumbre que teníamos al inicio de 2017, fue un buen año en términos de financiamiento", afirmó al tiempo de destacar que este monto representa un incremento de 19 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

El financiamiento en el mercado accionario fue de 105 mil 479 millones de pesos hasta el cierre de noviembre pasado, lo que implicó un avance de 70 por ciento a tasa anual; mientras que el segmento de deuda (de corto y largo plazo) generó de 492 mil 745 millones de pesos al onceavo mes, con un incremento de 11 por ciento.

El directivo anticipó que "prácticamente habrá un récord histórico de 289 mil millones de pesos en deuda de largo plazo" -esto sumado a la deuda de corto plazo, el monto total alcanzaría alrededor de 520 mil millones de pesos al cierre de 2017.

Este año llegaron cinco nuevas emisoras en el mercado accionario, además se tuvo el primer SPAC de la empresa Vista Oil & Gas; se presentaron 13 emisiones de Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes), mientras que en Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras) hubo un nuevo jugador y cuatro hicieron emisiones recurrentes.