El director general del INEA, Mauricio López Velázquez, aseguró que el presidente Enrique Peña Nieto entregará al terminar su administración en 2018 niveles de alfabetización que marca la Unesco, con "menos de cuatro millones de analfabetas".

En entrevista en el marco de la presentación de los Resultados 2017, expuso que entre los retos fundamentales para 2018 está evitar la politización de la educación para la alfabetización. Afirmó que el INEA se apegará a la ley frente al próximo año electoral y no condicionará ningún servicio ni apoyo.

Aseguró que se blindarán los procesos históricos, como las plazas comunitarias que llevan 17 años y se han librado de cualquier vaivén político, y son el proyecto en alfabetización digital más importante de México.

Otro reto para el próximo año es fortalecer la formación de figuras solidarias, para lo cual se trabaja con asesoría especializada en matemáticas, lengua, comunicación y ciencias, en modulos diversificados.

También está fortalecer la calidad educativa, preparar al INEA para la llegada de un nuevo perfil de educando, ya que antes se trabajaba con mayores de 50 años y ahora con jóvenes de 15 a 35 años de edad que son los que más demandan secundaria.

Afirmó que sin duda los principales resultados de 2017 indican que fue un año complicado debido al cambio en el Instituto y por los sismos registrados en septiembre, pues 10 espacios disminuyeron su capacidad operativa y hubo un ajuste presupuestal.

Anotó que en los dos últimos años que lleva al frente del Instituto Nacional para la Educación para Adultos  (INEA) han egresado en total tres millones de personas mayores de 15 años que han terminado primaria o secundaria, y cerca de tres millones 600 mil en el periodo del presidente Enrique Peña Nieto.

El presidente Enrique Peña Nieto "recibió un Instituto poco oxidado, lento, que sacaba poco en alfabetización, cuando es un Instituto que puede sacar al año entre 850 hasta un millón de mexicanos. Salen al año con calidad y atención especializada, que salen del rezago educativo, que se alfabetizan y culminan su primaria y secundaria", expresó.

Recordó que este año fue el de la educación sin fronteras, pues el INEA se preparó para atender a unos 200 mil connacionales que se esperaban regresaran desde Estados Unidos debido a la política migratoria del presidente Donald Trump. Precisó sin embargo que en 2017 sólo atendieron a unos mil que se repatriaron.

Afirmó que, si duda, también es el año de la transformación en el INEA con relación en materiales educativos.

Además "se revisó el modelo educativo para la vida y el trabajo y tenemos un nuevo modelo actualizado, pertinente y eficaz, reconocido mundialmente; se renovaron todos sus contenidos; por ejemplo vamos a tener inglés, como materia optativa, el próximo año", informó.

Agregó que el INEA no sólo alfabetiza en 66 variantes lingüísticas indígenas, sino que ahora habrá inglés y "tendremos contenidos locales y regionales", así como la tecnología.

Informó que, como nunca, se recibieron tres millones de dólares, en especie, de la iniciativa privada.