La Cámara de Diputados aprobó por 397 votos el dictamen que reforma el Artículo 21 de la Ley General de Turismo, para establecer que la secretaría federal del ramo se vincule con la de Cultura, a fin de promover programas que fomenten ambas actividades para el desarrollo nacional.

El documento, enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, refiere que la actividad turística en nuestro país ha sido un fuerte impulso económico ya que, directa o indirectamente, es una fuente generadora de inversión, empleo y divisas.

Precisa que en 2015 el turismo tuvo una participación del Producto Interno Bruto (PIB) de 8.9 por ciento, y datos de la organización Mundial del Turismo indican que México ocupó en 2016 el noveno lugar de países más visitados en el mundo.

De igual forma, subraya que el turismo es un nicho para considerar otras actividades sociales, ambientales y, principalmente, culturales.

Además, resalta que en el territorio nacional, son precisamente la cultura y su patrimonio un gran atractivo para los visitantes.

Destaca que México posee un patrimonio arqueológico, histórico e intangible que se debe promocionar permanentemente y responsable, de ahí la relevancia de vincular a las secretarías de Turismo y de Cultura para tal objetivo.

El dictamen coincide en que ambas actividades están ligadas, pues los viajeros realizan sus visitas con mayor entusiasmo en función de los tantos bienes naturales y culturales que una nación posee.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), nuestro país cuenta con 51 sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial.