Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y del gobierno capitalino difundido hoy alertó sobre la creciente inseguridad y acoso sexual que sufren mujeres y niñas en la Ciudad de Guatemala.

La ONU Mujeres dio a conocer los resultados de un estudio sobre acoso y otras formas de violencia sexual contra las mujeres y niñas en los espacios públicos de la Ciudad de Guatemala, la mayor metrópoli centroamericana.

Con base en un informe anual del Ministerio Público, el estudio de la ONU señaló que “el delito de violencia contra la mujer sigue siendo la actividad criminal más frecuente y con mayor impacto” en la ciudad y la zona metropolitana de Guatemala.

El estudio fue definido como “pionero y único en su tipo”, a cargo de la ONU y del gobierno de la ciudad, que encabeza el alcalde Alvaro Arzú.

La investigación “generó una base de evidencia sobre las experiencias y percepciones acerca de la seguridad, acoso sexual y otras formas de violencia sexual que viven las mujeres y niñas en los espacios públicos”.

El transporte, mercados, calles y plazas, entre otros sectores de la ciudad figuran entre los espacios públicos evaluados en el estudio que se utilizará para orientar el programa de la cooperación internacional denominado “Ciudad de Guatemala, Construyendo Espacios Seguros para Mujeres y Niñas”.

El programa, “insignia mundial de ONU Mujeres”, que se elaboró “con visión de largo plazo”, pretende colocar en la agenda pública nacional y municipal esta problemática, indicaron responsables de la estrategia.

El acoso sexual es violencia y afecta en mayor proporción a las mujeres y niñas, según uno de los hallazgos más relevantes del estudio.

Se estableció que el total de las mujeres consultadas reveló haber sufrido alguna forma de acoso sexual durante su vida y que son blanco de manera habitual de comentarios de connotación sexual sobre sus cuerpos y que en el 87 por ciento no son un halago.

Entre las experiencias de acoso sexual mencionaron “tocamiento” de alguna parte de su cuerpo, rozamiento, miradas lascivas, exposición a masturbación, exhibición de genitales y acecho.

El estudio identificó al transporte público (48 por ciento), parques (13 por ciento), calles (11 por ciento), y mercados (8.0 por ciento) entre los espacios públicos donde con más frecuencia sucede el acoso sexual contra la mujer.

También reveló que las mujeres se sienten poco seguras cuando se encuentran próximas a agentes de seguridad, al viajar cerca de los conductores del transporte público.

“En general, las mujeres se sienten poco seguras cerca de todos los hombres desconocidos, sin importar su nivel socioeconómico”, destacó el estudio.