El Senado de la República realizó un homenaje al compositor Francisco Gabilondo Soler, “Cri Cri”, a 27 años de su fallecimiento, en el que destacó su legado a México y el mundo, al impulsar el desarrollo humano y el bienestar social a través de la música, porque su obra vivirá para mantener los valores y la unidad familiar.

La Comisión para la Familia y Desarrollo Humano del Senado reconoció al autor nacido en Orizaba, Veracruz, quien falleció el 14 de diciembre de 1990, con el homenaje realizado en el Patio Central de la antigua sede de es esa instancia legislativa, en la calle de Xicoténcatl número 9, en la colonia Centro.

La presidenta de dicha comisión, Lizbeth Hernández Lecona, destacó que las canciones del Grillito Cantor se insertaron en la cultura de nuestro país, han contribuido a educar a la infancia, a mantener los valores y la unidad familiar, ya que por generaciones se ha transmitido el legado de Cri Cri.

“Muchos maestros y padres han cantado a sus alumnos, hijos y nietos El Chorrito, La Patita, El Ropero, El Ropavejero y muchas otras que estimulan la imaginación y favorecen la creatividad de las niñas y los niños, y hoy más que nunca debemos echar a volar nuestra imaginación con cosas que nos pueden hacer sentir grandes a través de los sueños”, expresó.

Francisco Gabilondo Soler nació el 6 de octubre de 1907, en Orizaba, Veracruz, no terminó la primaria y se convirtió en autodidacta al que le fascinaba la lectura; agarraba sus libros y se iba a estudiar solo al Cerro del Borrego, cerca de su ciudad natal, y así estudió idiomas, matemáticas, astronomía, gastronomía, literatura, historia, geografía y, por supuesto, música, detalló.

Agregó que su repertorio lo integran 227 composiciones, de las cuales 120 fueron grabadas; creó más de 500 personajes y escribió más de tres mil 500 páginas de textos y cuentos; además, apreciaba la soledad y huía de los homenajes.

“A 27 años de su deceso y verdadero viaje al mundo de la imaginación, queremos agradecerle a través de su descendencia, sus familiares aquí presentes, la felicidad que nos ha permitido gozar al escuchar sus canciones. No perdimos y sí ganamos a un gran mexicano, porque nos quedamos con el valor de su obra y el compromiso de enseñarle a nuestros hijos la grandeza de nacer y vivir en México”, resaltó la legisladora.