RedOne, el productor y músico marroquí, ganador de dos Premios Grammy, consideró que la música latina vive su mejor momento y que desde hace años ese movimiento ya se hacía presente.

“El mundo lo está aceptando es algo muy bueno por los latinos, la música y la cultura latina que creo traen mucha alegría y el mundo necesita eso en estos momentos”, dijo RedOne a Notimex, durante una visita a Miami.

“Es un movimiento muy grande que acaba de empezar y es singular porque trae alegría al mundo, y el mundo necesita escuchar música con ritmo y melodía”, aseguró el productor que ha colaborado con grandes de la música como Marc Anthony, Lady Gaga y Enrique Iglesias, y admira a otros como Pitbull y grupos como Maná.

Nadir Al-Khayat, su nombre real, cree que el mundo necesita más música positiva y por eso se asoció con el puertorriqueño Daddy Yankke para su más reciente proyecto: “Boom Boom”, que ya se convirtió en un éxito mundial.

En unas seis semanas el pegajoso tema musical ha sido visto más de 90 millones de veces en la plataforma YouTube.

“La canción la tenía trabajada hace un año primeramente con French Montana y después con Dinah Jane, pero la canción sonaba más global y pensé que sería bueno tener un artista grande latino de reggaetón y por supuesto pensé que el más grande es Daddy Yankee”, señaló el músico residente de Los Angeles, California.

RedOne dijo que es admirador del intérprete de “La gasolina”, y que siempre había querido trabajar con él y este era el momento. Así que se comunicó con Daddy Yankee.

Luego se reunieron en Nueva York para realizar las mezclas y Daddy decidió que viajaría a Marruecos para grabar el video y darle autenticidad, algo que dejó sorprendido al productor marroquí, de 45 años.

“Yo pensé que grabraría su parte en la pantalla verde y él dijo que no, que quería viajar a Marruecos para darle autenticidad”, contó.

Agregó que una vez que trabajaron juntos “parecía como si hubiéramos trabajado toda la vida. Fue una energía única”.

El video fue dirigido por Said Naciri y Daniel Slotin y fue grabado en su mayoría en Marruecos, Chefchaouen, el desierto del Sahara y en Los Ángeles.

“Es un gran video la música latina es algo increíble”, concluyó el dos veces ganador del Grammy, que antes trabajó con el grupo mexicano RBD y quien se declaró amante de la música de Maná.