El enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, pidió hoy a Rusia presionar al régimen sirio para avanzar hacia la paz, ya que la victoria sobre los yihadistas es insuficiente, en coincidencia con la finalización de la octava ronda de conversaciones en Ginebra, sin resultados sustanciales.

De Mistura espera que Putin “convenza al régimen sirio de que no hay tiempo que perder”. “Puedes pensar en ganar territorios militarmente, pero también es necesario ganar la paz”, dijo en una entrevista a la cadena suiza RTS.

“Es insuficiente la recuperación de buena parte del territorio sirio” por parte de Damasco con la ayuda de Rusia. “Hace falta que inmediatamente después haya un proceso político que incluya a todo el mundo para que haya nuevas elecciones y una nueva Constitución”, indicó.

El emisario internacional destacó que para ganar la paz, Putin debe tener el valor de presionar al régimen de Bashar al Assad de aceptar una nueva Constitución y nuevas elecciones, pero con la ONU, porque de lo contrario eso no funcionará.

En este sentido, recordó que sólo tiene validez el proceso que se desarrolla en Ginebra, lo que implica poner en cuestión otras reuniones como las impulsadas por Rusia en Astana (Kazajistán).

Enfatizó que “si no se encuentra la paz rápidamente en Siria existe el riesgo de la fragmentación”.

Las declaraciones de De Mistura tuvieron lugar poco antes de que concluyera sin resultados la octava ronda de negociaciones de paz para Siria en Ginebra, auspiciadas por las Naciones Unidas.

El principal negociador del gobierno sirio, Bashar al Jafari, acusó a la oposición y a sus socios internacionales, entre ellos Arabia Saudita, de sabotear las conversaciones de paz, al insistir en la salida del presidente Al Assad como requisito para una futura transición,

Al Jafari aseguró que el gobierno sirio no quería que esta ronda de negociaciones fracasara, pero consideró inaceptable el “chantaje” planteado por la oposición en su reunión en Riad, en la que volvió a exigir que Al Assad deje el poder.

La octava ronda de negociaciones de paz para Siria comenzó el pasado 28 de noviembre en Ginebra, por lo que se trata de la más larga en la historia de las conversaciones sirias, que se centraron en cuatro puntos: la gobernanza, la Constitución, las elecciones y la lucha antiterrorista.