Los fiscales pidieron hoy una condena de 25 años de prisión para Choi Soon-sil, protagonista del escándalo de corrupción y tráfico de influencias que llevó al derrocamiento de la expresidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, a principios de este año.

El abogado especial del caso Park Young-soo y los fiscales estatales también exigieron que se imponga el pago una multa de alrededor de 109 millones de dólares a Choi, quien fue arrestada e inculpada en noviembre de 2016 por 18 cargos, incluidos abuso de poder, coacción y soborno.

La mujer de 61 años, amiga y confidente de Park, es sospechosa de interferir ilegalmente en los asuntos del estado y haberse coludido con la expresidenta para presionar a 50 conglomerados para que hicieran millonarias donaciones a dos fundaciones que ella administraba.

Los fiscales también pidieron una sentencia de años de prisión y el pago de una multa para An Chong-bum, alto secretario presidencial de coordinación de políticas de Park, acusado de colaborar con Choi para forzar las donaciones y recibir sobornos de un cirujano plástico.

Además, demandaron cuatro años de cárcel para Shin Dong-bin, presidente del conglomerado minorista Lotte Group, por sobornar a Choi y hacer donaciones a las dos fundaciones, de acuerdo con despachos de la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

La Fiscalía aseguró que Choi merece un fuerte castigo porque socavó los valores constitucionales al buscar un beneficio personal, aprovechando sus lazos con la entonces presidenta del país.

“La verdadera naturaleza de este caso es el retroceso clandestino y poco ético entre los poderes políticos y monetarios, y la avaricia y fechorías de alguien detrás del telón que lo capitaliza al máximo”, indicó en una declaración, en la cual dijo que Choi llevó a la nación a la confusión.

En su declaración final, Choi se declaró inocente y afirmó que nunca buscó un beneficio personal, por lo que la solicitud de una enorme multa “me hace sentir como si estuviera en un país peor que un estado socialista”. Sin embargo, lamentó haber causado problemas a Park y a la población en general.

“He estado a su lado durante los últimos 40 años porque admiro su lado fuerte como alguien que superó todo el sufrimiento que experimentó cuando era joven”, dijo Choi y agregó que “mirando hacia atrás, lamento no haberla dejado cuando ella asumió la presidencia y eso me angustia incluso ahora”.

Se espera que el tribunal entregue su fallo sobre Choi y los otros dos acusados el próximo 26 de enero.