Ante la urgencia de concientizar a los seres humanos sobre la urgencia de adoptar y esterilizar a las mascotas, el cineasta Leonardo Arturo escribió, dirigió y produjo "Cometa. Él, su perro y su mundo", película que en su fin de semana de estreno consiguió la novena posición en taquilla, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine).

La cinta, que llegó al circuito comercial gracias a las redes sociales, parte de un proyecto en pro de los animales que son maltratados y abandonados a su suerte en las calles, y este fin de semana convocó a 46.8 mil espectadores, recaudando más de dos millones de pesos.

De acuerdo con Louis David Horné y Lizzy Auna, protagonistas del filme, previo a comenzar la filmación, el director les proporcionó datos alarmantes sobre el maltrato animal. "Empezamos haciendo el proyecto sabiendo que hay más de 17 millones de perros en la calle en México, los cuales cinco años después pueden llegar a incrementarse otros 12 mil".

"Estas son cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y es una situación que se agrava año con año. Simplemente en cada locación en la que filmamos se acercaban varios perritos en situación de calle", mencionó Horné.

Mientras que Lizzi expresó que la película es tan solo un granito de arena para compartir un hermoso mensaje a la vez que buscamos fomentar la adopción de animalitos en situación de calle.

Y es que tan solo durante la filmación de la cinta, que duró unas cuatro semanas, a través de su página de Facebook "Cometa-La película" lograron poner en adopción a 300 perritos y 30 más lograron ser ubicados por sus familias, al estar extraviados.

Tanto Louis David Horné y Lizzy Auna celebran participar en este tipo de proyectos, pues tener en mente que México es el tercer país con mayor número de casos de maltrato animal, luego de Estados Unidos y China, los hizo sentir más entusiasmo de compartir la situación a través de una historia basada en hechos reales.

Respecto al reto de trabajar con “Roquer”, un border collie de tres años de edad, Louis David dijo que no fue nada difícil pese a que es "súper cariñoso y juguetón. Yo trabajé previamente en con él un mes antes de comenzar la filmación".

"Hay escenas en las que todo tiene que estar muchísimo más debajo de su energía y el reto era estandarizar su energía a través de técnicas de adistramiento. Lo interesante fue que dependiendo mi energía o estado anímico, él se sincronizaba, fue una comunicación y conexión que sirvió bastante para la película", agregó.

El drama comienza cuando "Roberto Martínez" (Louis David Horné) pierde su trabajo y tiene que separarse de su esposa e hijo para emprender una travesía y recuperar a su familia.

Sin un techo que lo cobije recibe apoyo de su mejor amigo, pero pronto debe regresar a la calle para conseguir un trabajo. La búsqueda de empleo resulta ser un espejo de lo difícil que es conseguirlo cuando no tienes papeles ni dinero suficiente para vestir de manera presentable.

Sin embargo, el guión da un guiño al espectador y "Roberto" consigue empleo como mesero, un cuarto en renta y continúa desarrollando su verdadera pasión, que es ser titiritero.

Pero esta racha de buena suerte llega acompañada de “Rocker”, un perro abandonado que le ayuda a recobrar la esperanza y lo impulsa a no abandonar su pasión. Entre momentos de felicidad pero también de preocupación, "Roberto" logra ponerse de pie y recuperar lo más valioso para él, su familia.

La invitación del director está dirigida hacia cómo los animalitos pueden cambiar vidas y cómo muchos de estos son echados a la calle por la irresponsabilidad de sus dueños.

"Mensaje paralelo tiene que la superación personal y el amor de una familia (...) lo bonito de la película es que aborda varios temas. Por ejemplo, con la canción 'Amigo' se pone sobre la mesa cómo los perritos simplemente entregan su corazón sin necesitad de tener una razón", compartió el joven actor.

Es de mencionar que parte de la taquilla que la película recaude en México será donada a la Fundación El Muro, que cuenta con campañas de esterilización y concientización sobre la protección de los animales.

Además, la cinta busca exhibición en países de Latinoamérica, entre ellos Colombia, Ecuador, Perú y Argentina, así como en Estados Unidos, donde pretende impactar a la comunidad latina.