El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, abogó hoy aquí por la plena implementación de las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad contra Corea del Norte para frenar sus amenazas nucleares, al inicio de su primera visita oficial a Japón.

"Las resoluciones del Consejo de Seguridad (contra Corea del Norte) deben ser implementadas en su totalidad (...) por todos los países", afirmó Guterres en una conferencia de prensa, al término de una reunión con el primer el ministro japonés Shinzo Abe.

El jefe de la ONU, quien llegó a Tokio para asistir a una conferencia internacional sobre la cobertura universal de salud, destacó que es clave resolver el creciente peligro que representan los misiles y armas nucleares norcoreanas.

Guterres afirmó que las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU permirtirán garantizar el objetivo de desnuclearizar la península Coreana e impulsar el compromiso diplomático para lograr una resolución pacífica, según un reporte de la agencia de noticias Kyodo.

"Creo que es importante que todas las partes comprendan la urgencia de encontrar una solución, evitando el tipo de confrontación que pueda tener consecuencias trágicas para todos", dijo Guterres ante periodistas nacionales y extranjeros en Tokio.

Las declaraciones de Guterres se producen días después de que el subsecretario general de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, realizó una visita a Corea del Norte, donde se reunió con el canciller Ri Yong Ho y otros funcionarios norcoreanos.

Al preguntarle si está considerando viajar a Corea del Norte para entrevistarse con el líder Kim Jong Un, Guterres dijo que las “reuniones solo tienen sentido si hay un propósito”, lo cual es un hecho que por ahora no existe, aunque se manifestó “listo para ir a cualquier lado en cualquier momento cuando sea útil".

De acuerdo con el reporte de la agencia de noticias japonesa, durante su encuentro de este jueves Abe y Guterres también hablaron de la importancia de resolver el tema de los ciudadanos japoneses secuestrados en Corea del Norte, asunto que el líder japonés considera el desafío más importante de su administración.

El secretario general de la ONU expresó su compromiso de hacer todo lo posible para resolver la situación de los japoneses secuestrados, tema que, subrayó: "causa gran sufrimiento a muchas familias".

En tanto, el primer ministro japonés expresó su disposición a apoyar a Guterres en su impulso de reformar a las Naciones Unidas para responder a los eventos actuales del mundo y subrayó la necesidad de modificar el Consejo de Seguridad, en el cual Japón ha buscado durante mucho tiempo un asiento permanente.