Las economías de América Latina y el Caribe crecerán en promedio 1.3 por ciento en 2017, mientras que en 2018 se expandirán en 2.2 por ciento, estimó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El organismo de Naciones Unidas señaló en su “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017”, que “un contexto externo más favorable y mayor dinamismo del consumo e inversión doméstica favorecerían la expansión”.

Indicó que para 2018 “se espera que la economía global se expanda a tasas cercanas a las de 2017 (en torno al 3.0 por ciento) y que exista un mayor dinamismo relativo de las economías emergentes frente a las desarrolladas”.

“La demanda interna jugará un papel importante en la aceleración del crecimiento en 2018, aunque con diferencias entre componentes. El consumo privado sigue siendo un motor de la demanda interna, pero en 2018 se destacará el mayor aporte de la inversión producto de la recuperación de la formación bruta de capital fijo”, acotó.

La proyección de 2018 se explica en parte por un mayor dinamismo económico de Brasil (con un crecimiento proyectado de 2.0 por ciento) y de otros países como Chile, Colombia y Perú.

El próximo año, Panamá debería anotar la mayor tasa de expansión económica con un 5.5 por ciento, seguida de República Dominicana (5.1) y Nicaragua (5.0).

En el caso de México, su economía se expandirá 2.2 por ciento este año, mientras que la proyección para 2018 se ubica en 2.4 por ciento.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, dijo en rueda de prensa que “si bien el espacio fiscal es reducido en la región, necesitamos impulsar políticas públicas activas para sostener el ciclo expansivo”.

Entre esas políticas públicas destacan “fortalecer la regulación, el desarrollo productivo, la recaudación y el comercio intrarregional”.

“Se debe priorizar un gasto con mayor impacto sobre el crecimiento y la desigualdad y evitar fuertes ajustes en la inversión pública para proteger el crecimiento en el mediano plazo”, añadió la funcionaria de Naciones Unidas.

El informe de la Cepal apuntó que “en el ámbito financiero se presentan incertidumbres originadas por la normalización de las condiciones monetarias que han venido implementando o anunciando la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), el Banco Central Europeo y el Banco de Japón”.

“La eventual reforma tributaria en Estados Unidos podría traer aparejada una mayor volatilidad financiera producto del aumento de los flujos de capitales hacia ese país”, indicó el reporte.

Agregó que “también se presentan riesgos geopolíticos, en especial aquellos derivados del mayor proteccionismo observado en algunos países y que se reflejan en el creciente apoyo a partidos antiglobalización en algunas naciones de Europa” y en la salidad de Reino Unido de la Unión Europea, proceso conocido como Brexit.

Por otra parte, la tasa de desempleo debería comenzar a disminuir a partir de 2018 “en consonancia con la mejora del crecimiento económico”, y pasaría de una tasa urbana de 9.4 por ciento en 2017 a un 9.2 por ciento en 2018.