Con emotivas palabras de parte de sus hijos y un concierto a cargo del Coro de México, bajo la dirección de Gerardo Rábago, la Secretaria de Cultura Federal rindió anoche un homenaje a su ex titular, Rafael Tovar y de Teresa (1954-2016), en su primer aniversario luctuoso.

En la Sala Principal del Palacio de Bellas, Rafael, Leonora, María y Natalia Tovar, hijos del intelectual mexicano, subieron al escenario para dedicar unas palabras a su padre, y anunciar la creación de una fundación que llevará su nombre.

Ante diversas personalidades como el secretario de Educación, Otto Granados Roldán; la titular del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lidia Camacho; el chelista Carlos Prieto, la artista Sandra Pani y el compositor Mario Lavista, por mencionar algunos, la secetaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, dio la bienvenida a los presentes y recordó:

“Rafael no se ha ido, se ha quedado en el corazón y en la presencia de todos los que lo admiramos y queremos”, puntualizó.

Enseguida, Rafael Tovar López-Portillo, hijo del diplomático, escritor e historiador, tomó la palabra y como depositario de la memoria personal, familiar e histórica de su padre, anunció la instauración de la Fundación Rafael Tovar y de Teresa, que se encargará de promover y difundir la vida y obra de quien fuera el primer secretario de Cultura Federal.

Refirió que el amor por México que Tovar y de Teresa profesó "será el motor que nos moverá para que la Fundación haga algo por nuestro México y de esta forma habremos ganado al futuro".

López-Portillo ofreció un discurso en el que enalteció a su padre y destacó sus logros en materia cultural, entre ellos, la creación de la secretaria de Cultura Federal.

Recordó que gran parte de su vida la ha pasado en el máximo recinto cultural del país y "desde este escenario, quiero decir lo mucho que lo extraño y agradecer las muestras de apoyo, cariño y admiración a la memoria de mi padre que nos han ayudado tanto en este primer año sin él".

Con la voz entrecortada, dijo que su padre murió honrando el lema de familia y destacó que en este 2017 "he podido entender la vida, la suya y la mía, desde una concepción total y absolutamente diferente".

“Lo que honra la vida de mi padre no fue su muerte serena, sino su vida apasionada misma, una vida que termino demasiado pronto”, indicó y agregó que, como familia, "hemos vivido a la intemperie y expuestos a la opinión pública durante las diferentes gestiones publicas de mi padre al frente del Conaculta y de su gestión como primer secretario de Cultura de la República".

Consideró que la labor de Rafael Tovar y de Teresa será recordada por muchos hechos, el más importante, "haber logrado el tránsito del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a la Secretaría de Cultura Federal, en un momento en que la cultura debe ser entendida, no sólo como marco de referencia de lo que somos como mexicanos, sino como plataforma plena de acción: hacer de la cultura lo que nos identifique y enorgullezca como mexicanos".

Subrayó que el servicio público de Tovar y de Teresa será recordado por haber sido trascendental, en un momento político y social de gran importancia, de manera fundamental, por la creación de la Secretaría de Cultura.

Tras referirse a su padre como un hombre bueno, generoso, humilde y no poder pronunciar su nombre a un año de su muerte, Leonora Tovar López-Portillo, hija del ex diplomático, señaló que, tras dicha Fundación, "su ejemplo y legado permanecerán".

“Para hacer del arte y la cultura un motor que fortalezca los vínculos sociales, el sentido de identidad y el orgullo de pertenencia”, comentó.

Minutos después, dicho coro acompañado por la soprano Cecilia Eguiarte, la mezzosoprano Coral Díaz, el tenor Kevin Luévanos, el bajo Carlos Fernando Jurado y los pianistas David Pérez y Sergio Vázquez, interpretaron la pieza “Petite messe solennelle” (Pequeña misa solmene) de italiano Giacchino Rossini (1782-1868).