La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha dictado durante este año sentencias de gran relevancia que han hecho realidad la supremacía de la Constitución frente a los poderes constituidos, incluido el Legislativo.

Así lo manifestó la ministra Norma Piña Hernández, al rendir el informe de la Primera Sala del alto tribunal, en su calidad de presidenta de la misma, el cual comprende del 1 de diciembre de 2016 al 30 de noviembre de 2017.

En sesión solemne, señaló que la Primera Sala de la Corte ha cumplido con una de sus responsabilidades fundamentales, como es hacer efectivo el imperio de la Constitución sobre todos los poderes del Estado, lo que significa el sometimiento del poder al derecho.

Piña Hernández afirmó que los integrantes de la Primera Sala han sumado esfuerzos para garantizar los derechos humanos, proteger la supremacía de la Constitución y establecer las condiciones necesarias para mantener el diálogo democrático en el marco de la división de Poderes.

Ante los Plenos de la SCJN, del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), señaló que la Sala ha venido desarrollando una doctrina constitucional que exhibe, inequívocamente, una concepción de los derechos humanos.

Añadió que la Primera Sala ha realizado una importante labor de interpretación evolutiva del derecho, para adaptar a las instituciones jurídicas, como el juicio de amparo, a las nuevas necesidades de protección de los derechos humanos.

En el Salón de Plenos de la SCJN, la ministra sostuvo además que la Primera Sala es consciente, y así lo ha reflejado en sus sentencias, de la importancia del imperio de la ley y del Estado de derecho para su eficaz protección.

Añadió que, por ello, ha entendido a la seguridad jurídica como un valor necesario, aunque no suficiente, para hacer efectivos los derechos humanos.

Con relación a la estadística manejada durante este periodo, dio a conocer que la Primera Sala inició con mil 239 asuntos e ingresaron cuatro mil 576, que suman un total de cinco mil 815, de los cuales egresaron cuatro mil 378.

Indicó que la existencia inicial fue de 103 asuntos menos con relación al año anterior, ya que en este rango en 2016 se registraron mil 342; sin embargo, se tuvo un incremento de ingresos de 744 asuntos, de tal forma que se alcanzaron 641 más, lo que representa un 12.38 por ciento.

En cuanto a los egresos, expuso, se registraron 865 más que en el período anterior, por lo que la suma se ubicó en tres mil 513 asuntos, lo que representó un incremento de 24.62 por ciento.

A propósito de la información estadística, externó su beneplácito por la implementación de un sistema de informática jurídica que se ha traducido en agilizar procesos y simplificar controles internos.

En su informe, la ministra señaló que la Primera Sala ha conocido de múltiples y muy actuales temas, por lo que hizo referencia a algunos de ellos que se consideraron paradigmáticos.

Sobre el particular, comentó que al resolver un amparo directo en revisión, respecto de la película “Presunto culpable” la Primera Sala estableció criterios constitucionales relativos al interés público que le es propio al proceso penal.

Además se refirió al amparo contra omisiones legislativas absolutas, y al respecto estableció que cuando existe un mandato constitucional el Poder Legislativo no es libre para decidir no legislar, sino que puede ser obligado a ello por los tribunales de amparo.

Añadió que éstos tienen facultades para analizar la constitucionalidad tanto de las leyes como de las omisiones, y ordenar la restitución de los derechos de los quejosos cuando son violados.