La nueva secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, advirtió hoy que se va hacer “muy, muy difícil” que un inmigrante pueda ingresar en forma ilegal a Estados Unidos o permanecer sin documentos dentro de territorio estadunidense.

“Tengo un mensaje para aquellos que piensan venir o permanecer ilegalmente: su tiempo se ha acabado”, dijo Nielsen este miércoles, en una rueda de prensa que tuvo como telón de fondo el muro que marca la frontera con México en la comunidad de Hidalgo, Texas.

“Vamos a examinar cuidadosamente a quienes ingresan a nuestro país y vamos a hacer que sea muy, muy difícil permanecer aquí ilegalmente", aseguró la funcionaria federal, tras recorrer un tramo de la frontera para supervisar la seguridad en la zona acompañada por funcionarios de la Patrulla Fronteriza.

“Esta administración está comprometida con hacer cumplir la ley y con garantizar la seguridad fronteriza”, indicó.

Nielsen, quien fue confirmada en el cargo por el Senado el pasado 5 de diciembre, dijo que el sistema de inmigración de Estados Unidos enfrenta una "crisis nacional", al señalar que el país tiene un millón de inmigrantes que ya cuentan con orden de remoción, y deben ser expulsados.

La funcionaria federal informó que toma en promedio 680 días procesar un caso de inmigración, por lo que muchos inmigrantes son liberados al no poderlos mantener en custodia y no vuelven a comparecer ante un juez, lo que dificulta su remoción.

Agregó que se está registrando “una explosión en los casos de asilo”, muchos de los cuales argumentan situaciones no creíbles, y puntualizó que existe un rezago de 270 mil casos de asilo por procesar y otros 250 mil que están en curso en las cortes de inmigración.

Nielsen aseguró que la administración del presidente Donald Trump actúa para atender todas las áreas del sistema migratorio, comenzando con la prioridad de asegurar la frontera.

Explicó que la seguridad fronteriza tiene tres componentes, incluyendo el aumento de personal, tecnología e infraestructura. “Necesitamos de los tres para ser efectivos y esta administración va a luchar por obtener las herramientas para reforzar la seguridad”, señaló.

Nielsen dijo que espera que la construcción del muro fronterizo prometido por el presidente Trump comience pronto, aunque señaló desconocer cuándo podrían iniciar las obras. “Desearía tener una bola de cristal”, expresó.

La secretaria de Seguridad Nacional concluyó este miércoles una gira de dos días por Texas, en lo que constituyó su primera visita oficial a la entidad.

El martes, en Austin, Nielsen, ensalzó la ley estatal SB 4, que prohíbe las denominadas ciudades santuario, y dijo que espera que otras entidades imiten este tipo de estatutos.

“Texas es la primera entidad del país que asume una firme postura en contra de las peligrosas y destructivas ciudades santuario con la adopción de la ley SB 4”, dijo.

La ley SB 4 autoriza a los policías locales preguntar sobre el estatus migratorio de las personas durante cualquier detención, incluidas paradas de tránsito.

El estatuto contempla además castigar a los alcaldes, sheriffs, policías y jefes de policía por no cooperar con las autoridades federales y honrar las solicitudes de detención de los agentes de inmigración para mantener detenidos a los reclusos no ciudadanos sujetos a la deportación.