El gobierno británico perdió un voto crucial rumbo a la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) -proceso conocido como "Brexit"- después de que los diputados enmendaron una ley para que el acuerdo final sea sometido a consideración del Parlamento.

La Cámara de los Comunes (cámara baja) aprobó una enmienda a la ley que impide al gobierno comenzar a implementar el acuerdo final con Bruselas, sin la autorización del Legislativo.

“Esta noche, el Parlamento retomó el control del proceso de salida de la Unión Europea”, afirmó en su cuenta de Twitter la diputada rebelde del Partido Conservador y exintegrante del gabinete, Nicky Morgan.

Con un total de 309 votos a favor y 305 en contra, los diputados británicos aprobaron la medida.

El opositor Partido Laborista, junto con 12 diputados del Partido Conservador y de otros institutos políticos minoritarios, lograron reunir suficientes votos para cambiar la ley, a pesar de los esfuerzos del partido en el gobierno.

Se espera que Reino Unido abandone el bloque europeo en marzo de 2019, con un periodo de transición de otros dos años.

“Se trata de proteger la soberanía del Parlamento y de que este tenga la última palabra en un pacto sobre el 'Brexit'”, afirmó el legislador del opositor Partido Laborista, Keir Starmer.

El político señaló que “no se trata de frustrar la salida” del bloque de naciones, sino de influir en los términos del acuerdo final.

Hace unos días, la UE y el Reino Unido anunciaron en Bruselas que alcanzaron el primer acuerdo en las negociaciones del "Brexit".

Los puntos acordados se refieren a la frontera irlandesa, las obligaciones financieras de Reino Unido antes de abandonar la UE y los derechos de ciudadanos británicos y europeos.

Entretanto, el Consejo Europeo se reunirá este 14 y 15 de diciembre en Bruselas, Bélgica, para analizar si ha habido suficiente progreso en las negociaciones para la salida de Reino Unido.