Con "Estampa y lucha. Taller de Gráfica Popular 1937-2017" y "Foro Gráfico. Ediciones Izote: El heliograbado en la práctica editorial y artística contemporánea mexicana" cerrará este año la actividad expositiva del Museo Nacional de la Estampa (Munae).

Helga Prignitz-Poda, curadora de "Estampa y lucha", explicó que es la muestra más completa que se ha realizado sobre el TGP hasta ahora con material de 14 diferentes colecciones.

La exposición surgió de su interés por encontrar datos sobre quienes han pertenecido al Taller de la Gráfica Popular (TGP) durante 80 años, “porque un colectivo es lo que los miembros hacen de él. La muestra presenta obras que no se habían exhibido anteriormente, como los calendarios de la Universidad Obrera de 1938 y 1939, y la serie de carteles contra el nazismo y el fascismo”.

Esta exposición ha sido realizada en colaboración con la Academia de Artes y el Museo del Estanquillo/Colecciones Carlos Monsiváis, en el marco de los 80 años del TGP, fundado por Leopoldo Méndez, Luis Arenal y Pablo O’Higgins.

El público, abundó, podrá apreciar un compendio documental que permite conocer más a fondo las actividades y los proyectos del TGP, con la exhibición de más de 250 piezas, entre carteles, hojas volantes, ediciones, carpetas y las emblemáticas calaveras editadas.

Adolfo Mantilla, representante de la Academia de Artes, señaló por su parte que, de los 10 artistas gráficos que esa institución ha tenido como académicos de número, cuatro formaron parte del TGP, y ahora están representados en la exposición como referentes.

Respecto al "Foro Gráfico. Ediciones Izote: El heliograbado en la práctica editorial y artística contemporánea mexicana", éste da cuenta del trabajo desarrollado por el taller Ediciones Izote, a cargo del fotógrafo y grabador Byron Brauchli, quien ha desarrollado la técnica del heliograbado que se utilizaba para las artes gráficas en el siglo XIX y que ahora se rescata para la producción gráfica y editorial.

Santiago Pérez Garci, director del Munae, recordó que el TGP potenció una línea de trabajo colectivo de la mano de las convicciones artísticas, políticas e ideológicas, a la par del desarrollo de las carreras individuales de sus integrantes.

“El patrimonio gráfico creado por los artistas y demás agentes vinculados al TGP representa un testimonio iconográfico fundamental para documentar buena parte de la historia del siglo XX en México”, sostuvo.

Sobre la vigencia de la técnica del heliograbado, abundó en un comunicado que fue utilizada prolíficamente en las artes gráficas en la antigüedad porque permitía el registro fotográfico en los medios impresos.

"Desde 2012, Byron Brauchli ha cultivado esta técnica no sólo para la creación de ediciones, sino que en su taller también se replican actividades vinculadas a este medio con la participación de destacados fotógrafos y grabadores para la generación de las ediciones que se pueden apreciar en el Museo, y que son de muy buena factura y calidad”.