El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró hoy que la derrota del candidato republicano en Alabama cayó muy bien a muchos dentro de su partido, y señaló que es necesario ampliar el control que su partido ejerce en el Congreso para dar mayor celeridad a su agenda legislativa.

El mandatario reconoció que el triunfo en Alabama del demócrata Doug Jones, quien arrebató un escaño senatorial en manos de los republicanos, tendrá un impacto sobre la marcha de sus iniciativas en el Congreso, donde los republicanos controlan ambas cámaras, si bien está se vio reducida en el Senado.

“Tenemos ahora un margen de dos”, dijo Trump en alusión a los 51 escaños que controlarán ahora los republicanos, contra los 49 que tendrán los demócratas una vez que Jones asuma su escaño en enero próximo.

En declaraciones a periodistas antes de iniciar una reunión con legisladores republicanos para discutir la ley de reforma tributaria, Trump consideró importante tener esa votación la próxima semana, “no porque perdimos un asiento”, sino por el beneficio que el recorte de impuestos supondrá para millones de estadunidenses de clase media.

“Hubiera deseado que mantuviéramos ese asiento. Muchos republicanos sienten de manera diferente. Están contentos con el resultado. Pero, como líder del partido, me hubiera gustado tener el asiento”, dijo en respuesta a una pregunta.

La derrota en Alabama del republicano Roy Moore fue considerada como un revés político para el presidente, quien decidió endosar al exjuez estatal a pesar de las acusaciones de acosar sexualmente a mujeres, en algunos casos cuando eran menores de edad, y a pesar de que muchos senadores se pronunciaron contra este.

“Para mi es muy importante tener este voto, no sólo por eso (la elección). No sé cuál vaya a ser la votación. No sé cual será el final. Creo que vamos a lograr (tener) los votos (para pasar la ley)”, confió.

Aunque la mayoría de los republicanos en la cámara de representantes cerraron filas en torno a la agenda legislativa del presidente, la rebelión de varios en el Senado impidió hace unos meses la derogación de la Ley Asequible de Salud, o Obamacare, una de las promesas de campaña de Trump.

“Diría que debemos tener más senadores, más y congresistas de los que los republicanos eligieron, en 2018, entonces verán mucho más de lo que estamos haciendo ahora”, señaló.